Rusia planea enviar una nave espacial de propulsión nuclear a la Luna, luego a Venus y, finalmente, a Júpiter.

Roscosmos, la agencia espacial de Rusia, anunció el sábado que su "remolcador espacial", el término para una nave espacial que transporta astronautas o equipos de una órbita a otra, está programado para lanzarse en una misión interplanetaria en 2030.

El módulo de energía de la nave espacial, denominado "Zeus", está diseñado para generar suficiente energía como para propulsar carga pesada a través del espacio profundo. Es, en esencia, una planta de energía nuclear móvil.

Disntintos países tienen sus ojos puestos en una tecnología similar como una forma de acortar los viajes en el espacio. La NASA estima que una nave espacial de propulsión nuclear podría reducir un año esa línea de tiempo.

Cabe mencionar que Rusia ha puesto más de 30 reactores en el espacio. Su módulo "Zeus" avanzaría esos esfuerzos mediante el uso de un reactor nuclear de 500 kilovatios para propulsarse de un planeta a otro, según la agencia de noticias estatal rusaSputnik.