Para celebrar la tradicional noche de brujas, Rocío Salgado preparó una original fiesta. Amigos de toda la vida arribaron a casa de la anfitriona en punto de las ocho de la noche portando su mejor disfraz para estar a tono con la decoración y temática de la reunión. 

A su llegada fueron recibidos por un misterioso monje, quien los llevó por uno de los pasillos principales del lugar, el cual se encontraba iluminado con veladoras y flores de cempasúchil; adentro, la anfitriona les dio la bienvenida a todos y les agradeció su presencia a esta alegre celebración. 

El lugar estaba decorado con artículos como calabazas, escobas, ollas con pócimas y gatos negros; sin embargo, lo que destacó en todo el festejo fue la original mesa de canapés, pues estaba iluminada con una luz tenue y gatos artificiales encima, que hacían aún más escalofriante el ambiente. 

El festejo se prolongó por largas horas, los invitados realizaron infinidad de selfies como recuerdo y mostraron sus mejores pasos de baile al ritmo de diversos géneros musicales. ¡Feliz Halloween!