compartir en:

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) aseguró un tigre de bengala y una llama en un inmueble de la delegación Tlalpan, Ciudad de México, debido a que su propietario no comprobó la legal procedencia de los animales y se constató la falta de trato digno y respetuoso.

Personal de la delegación federal de la PROFEPA en la Zona Metropolitana del Valle de México realizó una visita de inspección al Rancho “El Laberinto”, ubicado en la delegación Tlalpan, donde encontró a los animales en una jaula pequeña y sin agua a disposición.

Durante la diligencia, los inspectores federales solicitaron al propietario de los animales, la documentación que acreditara la legal procedencia del Tigre, así como el Plan de Manejo aprobado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), sin embargo, el inspeccionado no exhibió ningún documento al respecto.

Asimismo,  no se mostró el Plan de Manejo de la llama, aun cuando si acreditó su legal procedencia.

La PROFEPA detectó faltas al trato digno y respetuoso sobre el tigre de bengala, debido a que encontró en aparente regular estado físico, con baja condición corporal, baja respuesta a estímulos y con conductas de estereotipia, así como callosidad en el área del escroto.

Además, el Tigre estaba postrado en una jaula metálica sin agua a disposición ni área de descanso; de igual manera, el espacio donde está no cuenta con las medidas de seguridad para el manejo de esta especie ni el equipo necesario para alguna contingencia en caso de escape.

Se observó  que el felino únicamente es alimentado de carne de res dentro de su instalación, la cual estaba sucia, ya que el ejemplar defeca y orina en el mismo sitio donde se alimenta, duerme y permanece día y noche.

En el caso de la llama, personal de la PROFEPA observó al animal en buen estado físico, buena condición corporal, además de contar con el espacio y  condiciones adecuadas en cautiverio.

Por ello, se procedió al aseguramiento precautorio de dichos ejemplares,  quedando el tigre bajo la depositaría de la Delegación Federal de la PROFEPA ZMVM, para su pronto traslado a instalaciones adecuadas, mientras que la llama quedó bajo depositaría del inspeccionado.