compartir en:

Desde muy temprano este martes, sobre todo jóvenes, forman una fila de más de una cuadra para entrar a la venta de remate de la librería “A través del espejo”, ubicada en la calle Álvaro Obregón, colonia Roma, delegación Cuauhtémoc.

El edificio del número 118 que alberga ese lugar desde hace más de 22 años no sufrió daños estructurales, pero los estantes con más de 80 mil libros se cayeron y es más práctico y rápido rematarlos que volverlos a acomodar.

De acuerdo con Selva Hernández, directora de la librería, este local se distinguía por su orden y limpieza, les había tomado más de dos años clasificar los libros por temas y subtemas.

En la actualidad contaban con 120 mil ejemplares, pero más de la mitad se cayeron y revolvieron con el sismo del 19 de septiembre.

Los remates son estrategias comunes de las librerías ante inundaciones y robos, entre otros siniestros” explicó.

La librería abrió desde el miércoles siguiente al temblor, pero no vendió nada, los empleados fueron sólo a acomodar; el viernes hicieron donaciones a bibliotecascomunitarias, casas de estudiantes refugios y albergues.

Por ello decidieron hacer el remate a partir del lunes y en el primer día vendieron 10 mil libros, la meta es vender al menos 60 mil para liberar espacio continuar con los trabajos de acomodo de manera más fácil.

Mientras tanto los interesados hacen fila sobre la calle Álvaro Obregón y dan vuelta sobe la calle de Chiapas, entran uno por uno, dejan las mochilas en la entrada mientras los empleados vigilan la entrada y cobran a la gente que ya escogió.

La venta continuará hasta que se acaben 60 mil libros o antes, "cuando ya no podamos, los muchachos necesitan descansar", agregó Selva Hernández.