Tal y como lo hemos comentado en otras ocasiones, los árbitros son las verdaderas estrellas del futbol mexicano y durante las semifinales del Torneo de Clausura 2019 no fue la excepción.
Resulta que, todo el mundo es experto en temas arbitrales y sin empacho alguno, emiten su docta opinión, por empírica que sea, defendiéndola a capa y espada, estableciendo juicios sumarios.
El mejor ejemplo lo tenemos en el encuentro América vs. León, celebrado en la Corregidora de Querétaro, en donde el silbante en turno, el doctor Jorge Antonio Pérez Durán sancionó, al minuto 8, un penal a favor del América porque el balón pegó en el brazo de Ángel Mena, mediocampista esmeralda.
La jugada fue revisada en el VAR, para que, el colegiado se percatara de que el balón pegó primero en la cabeza de Mena, para luego “escurrirse por su brazo”, lo que motivó que “corrigiera”, dando por cancelada la pena máxima, para reanudar el encuentro con un balón a tierra.
Tal y como en la actualidad se interpreta la regla, se trató de una mano deliberada; toda vez que acometer el balón con la mano por arriba de la cabeza, le otorga al defensor la posibilidad de cubrir un espacio que su cuerpo no cubriría; sin mencionar el riesgo, casi inminente, que lleva de que el balón le pegue en el brazo, por lo que se considera intencional y por lo tanto punible, sin importar que el balón le haya tocado primero en la cabeza.
El contacto del balón con la mano es probablemente el punto menos claro de la Regla de Juego, lo que da lugar a confusiones, incoherencias y controversias, por eso, en un intento por ofrecer mayor claridad sobre si se ha producido una infracción o no cuando el balón toca “accidentalmente” la mano o el brazo, es que la FIFA ha implementado una nueva redacción a la regla, que entrará en vigor a partir del 1 de Junio del presente año.
Con la nueva redacción, quedan claras dos situaciones: 1) Si la mano o el brazo están por encima del hombro será penalizada, salvo que el implicado haya jugado el balón voluntariamente antes de que le pegue en la mano y 2) Tampoco será penalizado si el balón llega a la mano rebotado del propio cuerpo del futbolista o de otro jugador cercano.
Paradójicamente, pienso que se debió sancionar la pena máxima a favor del América; sin embargo, con la nueva redacción de la regla, no debería de ser así. La razón de esta aparente contradicción es que las modificaciones entran en vigor a partir del 1 de junio… y no antes.

Por: Eduardo Brizio / ebrizio@hotmail.com

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sigue el canal de Diario De Morelos en WhatsApp