La Noticia se esparció como reguero de pólvora, la flamante contratación del rebaño sagrado “Víctor Guzmán dio positivo en una prueba antidopaje” afirmaban todos aquellos que pretendían dar la primicia, haciendo más escandaloso el caso, con la rebatinga de la “información privilegiada”.

Y es que todo es muy raro.

Por principio de cuentas, llamó poderosamente la atención que el mediocampista no haya sido convocado al partido inaugural del Clausura 2020, lo que provocó la maledicencia popular, agravándose aún más cuando se soltó el rumor de que: “su ausencia se debía a un hecho de extrema gravedad”, dando pie a la especulación generalizada.

 A cuenta gotas ha ido surgiendo la información y se dice que fue en la jornada cuatro del pasado torneo, cuando el “Pocho”, quien todavía jugaba para los Tuzos, fue sorteado luego del duelo contra Querétaro, saliendo positivo.

Para acabarla de amolar, con eso de que ya no existe en la CONADE el laboratorio avalado por la WADA (World Anti-Doping Agency) Agencia Mundial Antidopaje, por aquello de la austeridad republicana, las muestras deben de ser remitidas a Cuba, para que ahí sean analizadas ¡Aunque usted no lo crea!
Parece increíble que el partido se haya jugado desde el 10 de agosto de 2019 y los resultados se hayan dado a conocer cinco meses después.
 En mi opinión las autoridades (in) competentes de la Liga Mx, nos deben una convincente explicación ¡No hagan cosas buenas que parezcan malas!
Todo parece indicar que la millonaria operación (12 millones de dólares) mediante la cual los caprinos se hicieron de los servicios de Guzmán se vendrá abajo y los de la Bella Airosa tendrán que regresar la marmaja.

Del mismo modo, las lenguas de doble filo afirman que la sanción a la que se hará acreedor el ahora indiciado será de tal severidad, que podría ser el fin de su carrera balompédica.

Lo cierto es que, de nueva cuenta, la llamada gente de pantalón largo no sabe como actuar ante un caso de dopaje, dándole un pésimo manejo a la situación; tanto así que nos hacen pensar: “esta película ya la vi”.

No sé por qué, llegó muy fresco a mi memoria el recuerdo de la Copa Confederaciones 2005, en donde Salvador Carmona y Aarón Galindo salieron positivos y los federativos quisieron dormir al velador, tapando el sol con un dedo, olvidado que “la virgen todo lo ve”.

Parece que, tal y como lo cantó el filósofo de la música vernácula don José Alfredo Jiménez: “nada les han enseñado los años… siempre caen en los mismos errores”.

Por: Eduardo Brizio / ebrizio@hotmail.com