Pablo Aparicio García invita a las personas a no perder esta oportunidad de poder ayudar a otros

Cuernavaca, MORELOS.- “Donar sangre es un privilegio, porque lo que veo es la capacidad para poder ayudar a otros; he donado unas diez veces”, dijo Pablo Aparicio García.

A sus 23 años, Pablo ha realizado el proceso alrededor de diez veces; empezó al cumplir 18 años, edad permitida para donar sangre.

Pablo es licenciado en Nutrición y un joven deportista, lo que lo mantiene en un excelente estado de salud y le da la posibilidad de regalar vida a través de su sangre.

“La primera vez que doné fue a los 18 años, para la mamá de un amigo, desde esa ocasión he donado unas diez veces a diferentes personas. En cada ocasión he podido identificar una gratitud genuina de quienes he podido ayudar”, declaró.

Comparte que ya conoce el proceso. Ha acudido al Centro Estatal de Transfusión Sanguínea (CETS) que depende de los Servicios de Salud de Morelos (SSM) y al Banco de Sangre del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y ya conoce el proceso que se debe seguir, por ello, cuando le piden ser donador se prepara desde días antes, para no consumir bebidas alcohólicas, disminuir alimentos grasosos, tomar abundante agua, no consumir medicamentos y disminuir un poco el ejercicio.

Por último, también recordó que en alguna ocasión desafortunadamente no pudo donar porque los análisis arrojaron que tenía niveles altos en una sustancia que se activa cuando se hace mucho ejercicio. Desde esa vez, cuando dona sangre también disminuye el ejercicio.

Por Marcela García / marcela.garcia@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de   The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado