Después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometiera a ofrecer respuestas respecto a la desaparición de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, el subsecretario Gobernación, Alejandro Encinas, explicó que se recurrirá al esquema de recompensas o beneficios de ley para quien brinde datos sobre el caos.

De acuerdo con Encinas, quienes otorguen información sobre el caso Iguala, incluso quienes estén privados de su libertad, recibirán beneficios como la reducción de sus penas y recompensas monetarias.

Sin embargo, el subsecretario Gobernación dejó en claro que no habrá borrón y cuenta nueva en las indagatorias de los hechos ocurridos en septiembre de 2014, por lo que se retomarán todas las líneas de investigación y las indagaciones efectuadas sobre ese asunto.

“Creo que básicamente será por los beneficios de ley; nos estamos refiriendo a gente que tiene información y que está compurgando una pena y puede aportar mucha información (sobre el caso)

Cuestionado sobre el tiempo que llevarán las nuevas indagatorias del caso, indicó que ese asunto lleva ya más de cuatro años; “hay que reconstruir muchas de las investigaciones”, aunque se pretende concluir lo más breve posible sin generar falsas expectativas.

Encinas comentó que las investigaciones iniciarán “con lo que no se hizo, lo que se hizo mal”, de tal suerte que se cuenta con claridad de dónde empezar.

Por último, indicó que “todos los servidores públicos, independientemente de la institución a la que hayan participado estarán formando parte de la investigación”.