México.- Las principales repercusiones identificadas a la salud por el horario de verano, son trastornos del sueño al modificar el ciclo sueño-vigilia.

En opinión de Ulises Jiménez Correa las principales repercusiones con esta modificación de horarios, según reportes, son síntomas de mala calidad del sueño, somnolencia y cansancio, pero se observa principalmente en pacientes con trastornos del sueño, como aquellos que trabajan de noche o tienen rotación de turnos.

Para el responsable de la Clínica de Trastornos del Sueño, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), no pueden pasarse por alto los efectos adversos que provocan al organismo el cambio de horarios y los tiempos de exposición a la luz ambiental.

Dichas consecuencias podrían afectar en el rendimiento intelectual y físico, ya que el cuerpo presenta una sensación de fatiga general, dificultad para concentración y realizar actividades cotidianas.

Desde 1996, México tiene horarios de invierno y de verano, con el objetivo principal de ahorrar energía.

Algunas recomendaciones de los especialistas es dormir y despertar a la hora acostumbrada, aún cuando esto implique dormir una hora de más o menos, según corresponda el cambio de horario, así como tener una dieta equilibrada, beber mucha agua, practicar alguna actividad física.

TAGS EN ESTA NOTA: