Recuerdas el cortometraje "Save Ralph" hace unos meses se volvió tendencia por evidenciar el abuso contra animales durante pruebas de cosméticos en ellos.

Ralph explica a los entrevistadores cómo es un día habitual en la vida de un tester y muestra sus numerosas lesiones en su cuerpo, producto de las pruebas a las que debe ser sometido para garantizar que los productos que llegan a los humanos sean seguros.

El corto animado cuenta con el talento del director Taika Waititi como la voz de Ralph, ganador del premio Óscar por Jojo Rabbit. El video también presume la participación del comediante y activista Ricky Gervais como el entrevistador, así como las voces de Zac Efron, Olivia Munn, Pom Klementieff y Tricia Helfer.

Tal vez tuvo algo que ver o tal vez no, pero ahora La Cámara de Diputados de México aprobó un dictamen por el que se prohíben las pruebas en animales de todo cosmético, para "evitar la crueldad" y porque "deben ser atendidos con tratos dignos".

México tiene su propia Ley de Sanidad Animal, pero en la práctica no se había prohibido totalmente la experimentación con animales para conseguir cosméticos, esto por fin ha cambiado.

Las nuevas modificaciones a la Ley General de Salud indican que no podrán fabricarse, importarse ni comercializarse productos cosméticos si es que para su formulación final se han hecho pruebas en animales. Si la fórmula tiene ingredientes o combinaciones que se hayan conseguido con la experimentación en animales tampoco podrán venderse en México.

Hay sin embargo un matiz: se permitirá la comercialización de cosméticos que se hayan probado en animales únicamente cuando en su momento no hubo métodos alternativos para las pruebas de seguridad, o cuando "la seguridad del ingrediente sea ampliamente reconocida por el uso histórico".

Pexels Karolina Grabowska 4202329

 

De cualquier manera, el usuario final tiene a derecho a saber si el cosmético que consume tuvo pruebas en animales bajo los supuestos descritos o si en efecto no tuvo ninguna prueba experimental en animales. Por eso, la reforma establece que los cosméticos que no haya tenido pruebas podrán señalarlo así en su etiquetado.

Una vigilancia que todavía no sabemos que tan efectiva será

Los cosméticos que no cumplan con las reglas podrán ser retirados del mercado. Lo dice el artículo 414 Bis de la Ley General de Salud, aunque resta por verificar su funcionamiento en la práctica dado que se trata del mismo artículo que norma lo relacionado a asegurar remedios herbolarios y suplementos alimenticios que son publicitados o promovidos como medicamentos.

Aunque es bien sabido que un suplemento alimenticio no debería promocionarse como cura o con fines terapéuticos a una condición o una enfermedad, es bastante común encontrarse con casos así.

En todo caso, las multas por comercializar productos cosméticos que fueran hechos con pruebas en animales (y que no entren en los casos de excepciones) son de 15,000 a 20,000 unidades de Medida y Actualización, lo que significa en 2021 de 1.3 a 1.7 millones de pesos. No obstante, a quien contrate, autorice, participe o desarrolle de alguna manera pruebas cosméticas en animales tendrá multa de hasta 179,240 pesos y cárcel de dos a siete años.