Bianca Devins era una joven de 17 años celebre por ser influencer en temas de videojuegos a través de las redes sociales.

Cursaba la preparatoria en el colegio Thomas R. Proctor de Nueva York y en otoño buscaría entrar a la universidad comunitaria para terminar sus estudios, sin embargo, sus sueños y metas serían impedidos por Brandon Andrew Clark, su novio quien le arrebatara la vida al degollarla luego de una discusión.

Bianca era una apasionada de los videojuegos, los cambios drásticos de apariencia y las reflexiones, mismas que compartía a través de su cuenta de Instagram donde poco a poco, con dos perfiles alternos, había ganado popularidad.

Sus publicaciones eran en su mayoría selfies e Instastories donde enseñaba su día a día, los procesos mediante los que modificaba de estilo o su color de cabello e imágenes con amigos y familia, pero en ocasiones también había contenidos un poco más oscuros.

Tumblr y Tik Tok dieron a Bianca la fama de ser una “egirl”, es decir, una chica que por sus estándares físicos y de moda entraba en esquemas de tribus urbanas y subculturas como una “emogirl” o una “persona en línea”.

Para sus papás y seres queridos, la joven era una adolescente talentosa, una hermana cariñosa y una chica con grandes dotes artísticos, que con una gran sonrisa iluminaba las vidas de quienes estuvieran a su alrededor.

"Siempre será recordada como nuestra princesa”, compartió su familia a través de un comunicado."

En chats de plataformas como Discord y 4Chan, Bianca exhibía a la comunidad de videogamers su profunda especialidad en temas de videojuegos, e incluso, se llegó a creer que su asesino había salido de alguno de estos sitios virtuales, sin embargo su familia negó tal posibilidad.

Este año, Devins había empezado una relación sentimental con Brandon Andrew Clark con quien estuvo durante dos meses hasta el día de su muerte.

Según su familia, Bianca se emocionaba mucho con la presencia de Clark en su vida, ya que le tenía una enorme confianza y en repetidas ocasiones lo invitaba a convivir con sus seres queridos.

La vida de Bianca estaba por comenzar nuevos rumbos hasta el fin de semana del 13 y 14 de julio, días en que la policía de Utica, en Nueva York, viera a la pareja mantener una discusión luego de haber asistido a un concierto.

Sin ningún aparente registro de violencia, la autoridad de Utica intentó intervenir entre Clark y Devins, pero ésta se negó a recibir apoyo y se mantuvo junto a su novio todo el tiempo hasta retirarse del lugar.

Con las cosas fuera de control y una llamada a emergencias en la mañana del domingo, Brandon confesó que había cortado el cuello de su novia y fue encontrado horas más tarde en un callejón oscuro junto a él.

Antes de que la policía llegara, Brandon publicó en Instagram tres historias donde en un primer slide se veía una foto del film “Fight Club” seguida de una imagen de un auto en carretera con la leyenda “Aquí viene el infierno, es redentor ¿verdad?”, después el ensangrentado cuerpo de la joven.

Con diversos rumores de usuarios en la red, se dice que Clark se tomó una serie de selfies junto al cadáver de Bianca y difundió mensajes en sitios como Discord, diciendo que ahora todos aquellos admiradores de su novia debían buscar a alguien más “con quien orbitar”.

Cuando las autoridades se acercaron al callejón donde Clark se encontraba junto a un carro negro, éste comenzó a apuñalarse el cuello, por lo que fue auxiliado y después trasladado a un hospital de urgencias. De acuerdo a la Fiscalía, Clark se encuentra detenido y su sentencia podría alcanzar los 25 años de prisión.

En Instagram y otras redes sociales usadas con frecuencia por la pareja, el cuerpo de Bianca se mantuvo expuesto durante 24 horas a miles de ojos en la red, y pese a que se cubriera con un filtro que alertaba de contenido sensible a los usuarios, el material podría seguir circulando en el mundo virtual.

El hecho de Brandon fuera quien arrebató en un acto de extrema violencia la vida a Devins, significa un golpe aún mayor para todos aquellos quienes conocieron a Bianca, y el caso de su fallecimiento se suma a uno de los tantos feminicidios que lamentablemente se hacen presentes día a día.

La vida de Bianca ha quedado suspendida sin una explicación concreta, debido a que usuarios en redes sociales comentan que las acciones de Clark tuvieron como único objetivo elevar su número de seguidores.

Por la mañana del 15 de julio, luego de varios reportes de usuarios que identificaron el lugar del homicidio, el cuerpo de Bianca fue quitado de la calle donde se encontraba tapado por una lona.