Como respuesta al nuevo Programa de Desarrollo Urbano de Cuernavaca a punto de publicarse, la Academia Nacional de Arquitectura, Capitulo Morelos, pone de manifiesto de manera conceptual lo que realmente queremos que suceda con nuestra ciudad capital.

El objetivo sería potenciar realmente este Programa para que se convierta en la punta de lanza de un desarrollo urbano congruente con su tiempo, entorno propio, cercano y lejano, recursos, necesidades y expectativas de la población que la vive y visita.
 En otras palabras congruente con su vocación de lo que puede y pide ser.

Esto implica que el cuerpo de este Programa haya tenido y tengan la participación y aval de la comunidad que la vive, goza y padece, más que de organismos despersonalizado del gobierno en turno.
 Implica el diseño cuidadoso de sus objetivos, métodos, manejo y controles para que funcione como un organismo vivo y disciplinado.
 Así la ciudad deberá cumplir tres condiciones mínimas, debe ser: Atractiva, Operativa y Sostenible.

Una ciudad Atractiva nace del entendimiento de cómo debe ser y la supervisión para que eso ocurra.
 El cuidado de una ciudad, es la savia de la ciudad.
 Su cuidado la hace atractiva y esa es la clave de una ciudad con vida.
 Pero uno solo puede ocuparse en cuidar lo que ama, lo que le inspira respeto y cariño, lo que le significa cosas importantes.

Nuestra ciudad nos ayuda a descubrir y a ser lo que somos, en el espacio que enmarca su contenido se manifiesta nuestra personalidad y cualidades.
 Descubrir que falta y que sobra, nos ayudará a estar y a reencontrarnos con nosotros mismos.
 La calle, la plaza, el mercado, la iglesia, significan relaciones humanas y contexto físico y emotivo que se entrelazan.
 Sus condiciones de función-propósito y estructura, en los que están involucradas tradiciones, hábitos, orgullos y patrimonio, más la actividad económica, las cuales no deben estar desasociadas.

Es hora de que la ciudadanía tome en sus manos la responsabilidad de su destino y sobrevivencia en la toma de decisiones, creando los lineamientos jurídicos y los instrumentos para concretarlo; por ejemplo creando una Forma Única, como instrumento técnico - administrativo para la obtención de constancia de zonificación - usos del suelo, alineamiento y número oficial y de licencia de construcción.

Institutos, Cámaras, Colegios, Observatorios Urbanos, etc.
, que sean incluidos en un Consejo Ciudadano, traería como consecuencia, gobernabilidad urbana, participación social y re-creación de órganos reguladores, creando la Cultura de lo Deseable, con una postura crítica, ética y libre.

Una ciudad Operativa debe contar con:
• Personalidad: Definiendo cuál es su papel en el concierto de ciudades del centro del país, y cuál es su vocación de ser.

• Energía física: Definiendo cuánta agua tiene y demostrar capacidad sobrada para administrar sus fuentes naturales.
 Que capacidad tiene para administrar energía eléctrica y de comunicaciones y como se deberá manejar.

• Suelo: Apto mediante el rediseño y liberación de espacios del centro tradicional y la creación de un centro fácilmente accesible.

• Clima: Determinando las características y cualidades de su vegetación natural e inducida, legislando para poder realizar un rescate y buen uso del entorno natural.

• Patrones de asentamiento: Cuernavaca se ha convertido en una ciudad a partir de barrios semi-autónomos con costumbres y tradiciones propias, que nos hablan de que el diseño del conjunto debe intentar igualar atracciones y oportunidades tanto como sea posible de los diversos barrios y secciones de la ciudad.
 Así la red de comunicación debe tender a tener una capacidad y alcance lo más uniforme posible a todo su largo y ancho.

Una ciudad sostenible: Dado que la calidad del medio ambiente es un pre-requisito indispensable para el desarrollo y a la vez, su consecuencia fundamental: Es esencial desarrollar un espacio físico, que cree nuevas relaciones y acontecimientos que inspire nuevos hábitos.

Su estructura Productiva, su Sostenibilidad, depende de la superación de las desigualdades de la renta y el bienestar material, de los sistemas de gobierno y la creación y apoyo a las oportunidades de sus habitantes.

POR SER UN ENTE VIVO, ES CAMBIANTE, no se puede manejar un número clauso de habitantes.
 Esta, tendera a crecer o decrecer dependiendo de su buen o mal funcionamiento.

Las tendencias de diseño de Ciudades, están cambiando en los países más desarrollados, alrededor de todo el mundo.
 Se tiene ya conciencia global de que su devastadora expansión ha provocado, no solo la destrucción del entorno productivo natural, sino el deterioro enfermizo de la calidad de vida de sus pobladores y costos altísimos de infraestructura y mantenimiento.

Una ciudad ideal debe contar entre otros, los siguientes elementos:
- Entorno natural sano, respetado y potenciado.

- Inversión rentable.

- Aprovechamiento de la riqueza hidráulica subterránea existente.

- Aprovechar las barrancas y los sistemas caseros para captar y almacenar agua de lluvia.

- Responsabilizarse del uso y destino de las aguas servidas, para no afectar las barrancas, que son una constante del paisaje de norte a sur en toda su área urbana, y su contaminación ha causado afectación de mantos freáticos y zonas de cultivo.

- Determinar los metros cuadrados óptimos por habitante de áreas verdes.
 
- Energía y sistemas de reciclado sustentable.

- Fuentes de trabajo.

- Espacios para recreación y cultura.

- Costo del terreno.

- Compactar la extensión de la infraestructura por costo inicial, mantenimiento y expansión.

- Manejo de distancias de recorridos y espacios de convivencia.

Para coadyuvar en la obtención de los objetivos planteados, el Catastro deberá asumir sus atribuciones integras que no solo comprende técnicas y procedimientos para tener un inventario general de los bienes y recursos, sino que aporte datos y aplique estrategias prediales para resolver problemas de la interdependencia de dichos bienes y recursos, con los intereses de la colectividad para la adecuada planeación y solución de sus necesidades y permita utilizar lo que hasta hoy ha permanecido inadecuadamente explotado.

En suma, una ciudad deseable debe contar con un análisis detallado de la distribución de la población en su territorio.
 NO EN CASAS IGUALES PARA TODOS, sino según el tipo de convivencia que tiene una familia, que es distinta a la que necesita una pareja o un individuo.
 La determinación de este concepto de manera adecuada, se crean diferentes tipos de renta y contabilidad de vida, respetando desde luego LA MISMA SUPERFICIE DE ESPACIO CONSTRUIDO POR PERSONA PARA TODOS.

La pregunta obligada surge, ¿Cómo visualizan nuestras autoridades a la ciudad que gobiernan?, en la actualidad está en proceso de formulación el nuevo programa de desarrollo urbano para el municipio de Cuernavaca, el cual sustituirá el programa del 2006 que tantos problemas trajo.
 Tendrán la visión de un nuevo urbanismo en donde la ecología ocupe un papel importante y la distribución de la población reciba un cambio drástico en su análisis y posterior operación, o se continuará con más de lo mismo y el producto final del programa será el resultado de la visión de la consultoría contratada, que en la mayoría de los casos es de otras latitudes de la República Mexicana y desconocen la idiosincrasia, cultura y deseos de los habitantes de Cuernavaca.

“Academia Nacional de Arquitectura Capítulo Morelos A. C. ” opinion@diariodemorelos.com