Moscú.- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, presentó hoy su nuevo misil balístico intercontinental capaz de alcanzar cualquier punto de la tierra y eludir los actuales sistemas de defensa antiaérea, durante su discurso anual sobre el Estado de la Nación, a 17 días de las elecciones presidenciales rusas.

“Nadie en el mundo tiene algo igual, por ahora. ¡Es algo fantástico!. A partir de ahora el sistema antimisiles de Estados Unidos será inútil y no tendrá ningún sentido”, aseguró Putin en su discurso ante la Asamblea Federal (Parlamento bicameral), el cual duró un tiempo récord, una hora 57 minutos.

“Antes de que tuviéramos los nuevos sistemas de armamento, nadie nos escuchaba. ¡Escúchenos ahora!", dijo en su alocución, la cual estuvo acompañada de videos proyectados en una pantalla gigante con infografías de la trayectoria del misil sobrevolando territorio estadunidense e imágenes de ensayos de esos cohetes.

Por si hubiera alguna duda, Putin aseguró que, si en un futuro algún país consiguiera desarrollar armamento como el de Rusia, “para entonces nuestros muchachos ya habrán inventado algo más”, según las agencias locales de noticias Itar-Tass y Sputnik.

El Sarmat (SS-X-30 Satan-2, según la OTAN) es un misil intercontinental pesado capaz de portar entre 10 y 15 ojivas nucleares y con alcance prácticamente ilimitado, por lo que convierte en “inútil” el escudo antimisiles de Estados Unidos.

“Nuestros colegas extranjeros, como ustedes saben le han puesto un nombre notablemente amenazante, Satán”, destacó Putin, quien también reveló que el Ejército ruso dispone desde el pasado año de “complejos con armas láser” y “armas hipersónicas”.

"No les he mostrado hoy todas las armas que tenemos. Por hoy, es suficiente. Confío en que todo lo dicho en mi mensaje sirva para calmar a cualquier agresor potencial", enfatizó en su discurso sobre el Estado de la Nación, en el que repasó los principales temas de política nacional e internacional.

Afirmó que Rusia está decidida a seguir desarrollando su potencial nuclear para proteger la integridad de su territorio y advirtió que su país responderá sin dudar a cualquier ataque nuclear contra su país o contra sus aliados.

“Considero mi deber declarar lo siguiente: cualquier uso de armas nucleares contra Rusia o sus aliados de corto o largo alcance de cualquier potencia será considerado como un ataque nuclear contra nuestro país y la respuesta será inmediata y con todas las consecuencias derivadas”, aseveró.

Pese a su creciente poderío militar, el mandatario aseguró que su país no amenaza ni tiene previsto atacar a ninguna nación. “Nunca hemos planeado usar este potencial con fines ofensivos o agresivos, no amenazamos a nadie ni tenemos intención de atacar a nadie”, subrayó.

En su mensaje, cubierto por 705 periodistas acreditados, Putin también anunció que Rusia está fortaleciendo su infraestructura militar, científica, de transporte y de navegación en el Ártico, lo cual permitirá garantizar con seguridad sus intereses en esta región de importancia estratégica.

En su discurso, dos meses más tarde de los habitual ya que suele ser en diciembre de cada año, Putin además abordó una amplia gama de cuestiones relacionadas con la educación, la medicina, la infraestructura y la defensa.

En materia social, el mandatario prometió reducir a la mitad la pobreza en el país para la próxima legislatura. “Debemos resolver una de las tareas clave del próximo decenio: garantizar el crecimiento sostenido de los ingresos reales de los ciudadanos y en seis años reducir como mínimo a la mitad el nivel de pobreza”, dijo.

El jefe del Kremlin, cuya reelección es casi segura en las elecciones presidenciales del próximo 18 de marzo, admitió que actualmente 20 de los 146 millones de rusos viven bajo el umbral de la pobreza.

Asimismo, aseguró que es imprescindible ampliar el espacio de las libertades y fortalecer las instituciones democráticas para garantizar el crecimiento, tras reconocer que el atraso es la principal amenaza y el peor enemigo del país.

El mensaje anual de Putin, que aborda la situación del país y los principales retos en política nacional y exterior, es un documento político y legal que expresa la visión de las direcciones estratégicas del desarrollo de Rusia para un futuro cercano.