Madrid.- Las personas infectadas podrían transmitir el coronavirus a perros, gatos y hurones de forma ocasional, pero se desconoce si la transmisión podría ser a la inversa, es decir, de animales a humanos, según un nuevo informe científico del Ministerio español de Sanidad.

El documento, tiulado "Información científico-técnica, enfermedad por coronavirus, COVID-19", con fecha de 4 de abril y conocido hoy, recoge "evidencias científicas" sobre la pandemia y se refiere a la afectación de animales de compañía.

Redactado por los técnicos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, alude a los casos de dos perros en Hong-Kong y al de un gato en Bélgica, a los que les detectaron carga viral, presentaban síntomas respiratorios y digestivos y vivían con una persona enferma de COVID-19.

Además, se ha observado en estudios experimentales la infección en gatos y hurones, con replicación activa del virus en vías respiratorias, que también se pudo contemplar "con mucha menor intensidad" en perros.

En cerdos, gallinas y patos no se ha logrado observar replicación activa del virus tras la inoculación experimental.

"Estos datos -apuntan los técnicos- indican que podría haber transmisión de humanos infectados a perros, gatos y hurones de forma ocasional y se desconoce si la transmisión podría ocurrir de estos animales a los humanos".

Los expertos explican que la fuente primaria más probable de la enfermedad, al igual que en otros brotes causados por coronavirus, es de origen animal, y recuerdan que en este momento parece claro que el reservorio del virus es el murciélago.

Mientras, se sigue investigando acerca del animal hospedador intermediario y hay controversia entre el pangolín, un pequeño mamífero que vive en Asia y África, y otros.

El modo en el que pudo transmitirse el virus de la fuente animal a los primeros casos humanos es desconocido, recuerdan los expertos del centro español, que no obstante consideran que todo apunta al contacto directo con los animales infectados o sus secreciones.

En estudios realizados en modelos animales con otros coronavirus se ha observado tropismo (afinidad que presenta un virus determinado con uno o más tejidos de su hospedador) por las células de diferentes órganos y sistemas, que producen sobre todo cuadros respiratorios y gastrointestinales.

Esto podría indicar, según los técnicos, que la transmisión del animal a humanos de esos otros coronavirus "pudiera ser a través de secreciones respiratorias y/o material procedente del aparato digestivo".