compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- En México, diariamente, son desperdiciadas 52 toneladas de alimento, mientras la tercera parte de la población vive en pobreza extrema.

“Si se aprovechara el alimento que, literalmente, tiran a la basura, se lograría abatir el hambre en el país”, afirmó Elena González Navarro, fundadora del Banco de Alimentos, institución no lucrativa que surgió en 1998.

“Por ejemplo, el día de hoy, en el Estado de Morelos se van a dormir más de 166 mil personas sin probar alimento; morelenses que duermen con hambre”, dijo Elena González.

Destacó que uno de cada tres mexicanos vive en pobreza y si el resto de la población ayudara sería más fácil y rápido abatir el hambre en Morelos y el país. 

Hay una organización nacional que regula a los Bancos de Alimentos en las entidades, los cuales rescatan, acopian, seleccionan y distribuyen alimento en necesitados.

En Morelos, el Banco de Alimentos distribuye 600 toneladas al año, distribuye despensas cada semana a 16 mil 581 beneficiados de 18 municipios, además, tiene un comedor social, en el que sirven comida caliente a bajo costo.

“Los paquetes llegan a personas de bajos recursos, pero las que están interesadas vienen con nosotros, les hacemos un estudio socioeconómico y se les da la ayuda.

“Lo mismo ocurre en el comedor, aquí se les brinda el apoyo, principalmente a adultos mayores, pero cualquier persona puede acudir”, explicó.

Finalmente, Elena González lanzó un llamado de ayuda a la población morelense para lograr que más personas con hambre sean beneficiadas.

Lo anterior, mediante dos vías: la cultura de la donación y evitando desperdiciar el alimento. 

Por: Antonieta Sánchez
[email protected]