Cuernavaca, Morelos.- El Grupo Parlamentario de Morena alertó sobre el presunto fraude administrativo que se habría cometido en el Ayuntamiento de Puente de Ixtla, donde el cabildo autorizó 70 pensiones a trabajadores y funcionarios.

La diputada Ariadna Barrera Vázquez señaló que los decretos de las pensiones fueron aprobados de manera conjunta, en la sesión que el Cabildo llevó a cabo el 30 de mayo de 2018, y publicados en el periódico oficial Tierra y Libertad el 19 de septiembre pasado.

Los trabajadores que pasarán a la siguiente administración como “jubilados”, supuestamente cumplieron con todos los requisitos, previstos en la Ley del Servicio Civil.

La legisladora destacó que algunas de las beneficiarias de las pensiones son las esposas del síndico José Santos Cabrera, y del vocal del Comisión de Prestaciones Sociales, Jesús Castro. El presidente de la comisión, Mario Sergio Talavera, también fue beneficiario de una pensión.

La legisladora no descarta que la presidenta municipal, Dulce Medina Quintanilla, en complicidad con los regidores hayan aprobado las pensiones con la misma práctica fraudulenta que usaron diputados de la LIII Legislatura para beneficiar a sus familiares y amigos.

De acuerdo con la cuenta pública del municipio, presentada en junio de 2017, el egreso en el año por concepto de pensiones y jubilaciones había sido de 3.7 mdp; mientras que para el mismo periodo, el pago por servicios personales (sueldos y prestaciones) del personal activo había sido de 33.8 millones de pesos.

Con el incremento del número de jubilados, la nómina se multiplicará y será una de las cargas económicas que reciba el próximo gobierno, señaló la legisladora.

Ariadna Barrera precisó que el artículo 115 de la Constitución otorga a los municipios autonomía financiera, pero los diputados no pueden estar al margen de los abusos y excesos.

Por ello, conminó a los titulares de los 33 municipios a dejar de intentar prácticas fraudulentas para beneficiarse con el cobro de pensiones que no les corresponden, ni a ellos, ni a sus allegados, y en el caso de Puente de Ixtla, exhortó a la Auditoría a iniciar los procedimientos que correspondan para detectar y sancionar los fraudes que se presumen.

Uno de los empleados del Congreso que obtuvo una pensión fue el esposo de Medina Quintanilla, José Espíndola, allegado del ex diputado Julio Espín Navarrete; todos miembros del grupo político que pretendía conservar el monopolio del gobierno municipal de Puente de Ixtla con la candidatura de Josué Espíndola, por el PRD, al cargo de alcalde.

ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]