Un potente sismo de 6,1 grados estremeció Afganistán, al este en una zona rural y montañosa la madrugada de este miércoles. Según agencias de noticias estatales, ha dejado 1,500 personas heridas y 1,000 muertas, aunque se podría aumentar las cifras mientras transcurre tiempo, según autoridades en los hechos.                                                                                                 

Los terremotos de la potencia registrada como esta, causan muchos daños severos ya que muchas zonas como esa, tienen construcciones mal hechas, aunque especialistas dicen que el epicentro estuvo a 10 kilómetros de profundidad, otro dato importante que ocasionó la gravedad de los daños.

Rescatistas han hecho maniobras para ayudar a los afectados. Helicópteros también sobrevuelan el área para atender a los heridos de gravedad, aunque es una respuesta muy complicada y probablemente escasa, pues muchas agencias internacionales de ayuda abandonaron el país tras el dominio del Talibán en Afganistán.

Este desastre ejemplificará que tan bueno es el gobierno liderado por el Talibán, que han un año de su llegada al poder tras el abandono de Estados Unidos de la guerra más larga de su historia, tiene que enfrentar un hecho imprevisto y desde luego, trágico.

El departamento Meteorológico de Pakistán explicó que el epicentro fue en la provincia Afgana en Paktika. Causó daños en ciudades vecinas como Khost y se sintió hasta la capital paquistaní, Islamabad.  

Desde Estados Unidos, el sismólogo del Servicio Geológico de EU, Robert Sanders, dijo que un sismo de esa magnitud en gran parte del mundo, no causaría daños severos, sin embargo, la cifra de víctimas suele depender de la geografía, la calidad de las contracciones y la densidad de la población.  

Los números reportados por la agencia noticiosa Bakhtar sobre muertes, igualó a la registrada de un terremoto que sacudió el norte de Afganistán en 2002.

En la capital Kabul, el primer ministro Mohammad Hassan Akhund, convocó una reunión de emergencia en el palacio presidencial para coordinar los esfuerzos de ayuda. Bilal Karimi, vocero adjunto del gobierno Talibán, expresó en redes a que las agencias de ayuda enviasen equipos a la zona del desastre.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado