Las primeras 48 horas son cruciales para atender de manera oportuna los síntomas por influenza, pues de otra manera podría ocasionar neumonía y, en algunos casos, la muerte, alertaron especialistas.
Se trata de una enfermedad respiratoria que puede propagarse muy fácilmente, toda vez que cada gota de saliva de una persona infectada puede contener entre 100 mil y un millón de partículas del virus capaz de contagiar a otros.
“Esto ocurre cuando alguien estornuda o tose; si no se cubre la boca, las gotitas que salen de las secreciones nasofaríngeas pueden alcanzar hasta tres metros”, expuso María del Rosario Pérez Chavira, especialista de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax (SMNyCT).
Señaló que la incubación de virus pude ser de 18 hasta 72 horas. “Es muy corta y eso indica que un portador puede contagiar a un gran número de personas”.
La neumóloga precisó que la fiebre de más 38.5 grados es el signo de alarma más importante para sospechar de influenza en pacientes con infección respiratoria aguda viral.
Puntualizó que el padecimiento también produce dolores de cabeza, garganta y musculares, tos, escurrimiento nasal, síntomas oculares, como lagrimeo constante, cansancio y debilidad.
Pérez Chavira refirió que si bien el resfriado común y la influenza tienden a parecerse por la sintomatología, son totalmente diferentes.
“Por eso es importante acudir de inmediato al médico para tener un diagnóstico certero y les prescriba el tratamiento indicado”, enfatizó la especialista.
Refirió que los tipos de mayor circulación son los virus AH1N1, AH3N2 y el B, y comentó que la influenza se repite durante las temporadas de otoño e invierno, sin embargo, la entrada de la primavera propicia que el virus tenga mutaciones.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...