Cuernavaca, Morelos.- A pesar de que el consumo de bebidas alcohólicas es un factor de riesgo individual, afecta de manera negativa a terceras personas, un claro ejemplo está en los accidentes automovilísticos.

Ya que un treinta por ciento de muertes en México se debe a accidentes automovilísticos por el consumo del alcohol. Y un 70 por ciento de las muertes de peatones, se debe a que habían consumido esta sustancia y fueron atropellados, informó Martha Híjar, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Expuso que el consumo del alcohol también tiene influencia de asuntos culturales ya sea por reuniones familiares, de trabajo, fiestas o simplemente como práctica diaria. Incluso, mencionó que los jóvenes que consumen alcohol a muy temprana edad, de cierta manera lo hacen siguiendo las prácticas familiares ya que hacen lo que ven, y si en la casa hay un consumo de alcohol constante, tienden a seguir esos patrones y justifican sus acciones en lo hecho en casa.

La especialista en el tema también recalcó que los jóvenes son la población con mayor riesgo de morir por consumo de alcohol extremo.

Expuso lo anterior durante la sesión virtual “Un café por la seguridad vial”, organizada por la Coalición de Movilidad Segura, el fin de semana.

La investigadora del INSP mencionó que no hay trabajo o manual donde no se trate el tema de seguridad de lesiones de tránsito.

“Es preocupante porque si se está tratando de emplear estrategias sobre seguridad y movilidad vial, por otro lado se está trabajando el consumo del uso lúdico de la marihuana. 

“Se están mezclando dos factores de riesgo; si bien con el alcohol se sabe cuál es la dosis de la cual una persona presenta discapacidad para manejar un vehículo, que es de .5 o .3 en algunos estados, en el caso de la marihuana no se sabe que riesgos provocará conducir con esta sustancia”, comentó.

Estrategia vs accidentes del tipo

Una de las preguntas que destacó en la sesión fue: ¿Qué estrategias funcionan para evitar los accidentes por el consumo de alcohol? 

Martha Híjar respondió que anteriormente se había aplicado en México la estrategia Conductor Designado, donde la persona que asistía a reuniones e iba a conducir no debía tomar una sola gota de alcohol; pero no fue una estrategia favorable en México, ya que el conductor designado solía ser influenciado a que bebiera una copa en el auto por los usuarios del vehículo.

Por ello, es que esa estrategia no resultó muy viable.

Por último, la Dra. Martha Híjar invitó a la ciudadanía a no conducir aunque haya tomado la cantidad mínima de alcohol, ya que en México ha habido cambios muy lentos en la disminución de accidentes ocasionados por ebriedad. 

Entrevista. Areli Carreón, de la Coalición de Movilidad Segura, y la investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), Martha Híjar, hablan del problema de salud pública el alcohol y el volante.

Se recomienda 

Para atender el 30% de siniestros causados por el consumo del alcohol, se debe implementar programas y estrategias para la disminución de accidentes de movilidad a causa del alcohol:

Operativos de alcoholimetría

Aumento de vigilancia por las noches

No descuidar la importancia de la seguridad vial

Intervención de sectores públicos

Compromiso de la sociedad

Por: STAFF DDM

local@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado