Derivado de los recientes acontecimientos violentos realizados contra personal de salud en Axochiapan, Cuautla y Cuernavaca, la diputada del PRI Rosalina Mazari Espín lamentó esas conductas y las calificó de  vergonzosas.

Señaló que atentar contra la vida, la dignidad, la integridad física y moral de los profesionales de la salud debe castigarse firmemente en Morelos.

Agregó que, tiene que adicionarse una agravante a estos delitos, cuando se lleven a cabo en  tiempos difíciles como lo son una enfermedad contagiosa, pandemia o cualquier otra situación de salubridad general contemplada por las autoridades sanitarias.

Asimismo, informó que realizará los trabajos necesarios para presentar una iniciativa al Pleno del Congreso del Estado y se reforme el Código Penal para el Estado de Morelos, adicionando una agravante que permita castigar  severamente a quien agreda, violente, amenace o discrimine a cualquier persona que pertenezca al sector salud, destruya o deteriore las instalaciones médicas o impida la debida atención de enfermos.

Con ello, se busca sancionar hasta con 15 años de prisión y 7 mil 500 días de multa, equivalente a 651 mil pesos, aproximadamente, cuando dichas conductas delictivas se realicen en contra de personal médico, de enfermería o cualquier profesional de la salud y nos encontremos en emergencia sanitaria. 

Labor La legisladora manifestó su reconocimiento al personal médico.

15 años de prisión plantean para quienes agredan a personal de salud.

 

ddm  redacción

local@diariodemorelos.com