compartir en:

Catalogada como monumento histórico  ante el INAH, Casa de Campo fue avalada y certificada por sus 280 años de antigüedad. En su interior desde 1980, se habilitó como uno de los mejores restaurantes y hoteles de su época donde artistas, pintores, escritores, políticos y empresarios han llegado a degustar una rica comida u hospedarse en ese bello lugar y es que al estar parado a la mitad del hermoso jardín se puede contemplar con la vista hacia el norte, una de las cúpulas de Catedral y por la noche es un espectáculo.
Ofrece sus servicios como restaurante, hotel y boutique y su gerente Hugo Reza Jarillo, dice que es una gran responsabilidad mantener siempre en alto los estándares de calidad.
Fotos y texto: Luis Flores  / DDM