CUERNAVACA, MORELOS.- La industria restaurantera pide a las autoridades de Salud que en el nuevo semáforo rojo se permita a los restaurantes seguir operando, aunque sea al mínimo de sus capacidades. Esto porque la cancelación del servicio al cliente impactará en automático en el congelamiento, nuevamente, de fuentes de empleo, y pone en una zona de alto riesgo a los negocios que habían logrado sobrevivir al primer semáforo rojo, expuso la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Griselda Hurtado Calderón. Dijo que la experiencia ya demostró que la venta de comida solo para llevar no sirve para dar viabilidad a los establecimientos, en especial a aquellos cuyo concepto de producto no se presta para esa modalidad. Además, consideró injusta e inequitativa la decisión de las autoridades de autorizar la continuidad de operaciones a los supermercados y mercados al 50 por ciento de sus aforos, y a los hoteles al 25 por ciento. Hurtado Calderón también recordó que durante el confinamiento los restauranteros y su personal participaron y cumplieron con las capacitaciones del Seguro Social y de los gobiernos estatal y municipal para ser “empresas responsables”. La mayoría, dijo, hizo inversiones extraordinarias para cumplir con los protocolos de salud y, desde su punto de vista, los esfuerzos hechos se tradujeron en un servicio seguro que debería ser tomado en cuenta para que mantengan las cortinas arriba con un aforo del 25 por ciento.

Por ANTONIETA SÁNCHEZ / antonieta.sanchez@diariodemorelos.com