Y a son cuatro meses que permanece cerrada una zona del rastro municipal y su reapertura se está posponiendo, debido a la contingencia sanitaria provocada por el coronavirus, informó Anayeli Rodríguez Gutiérrez, presidente de la comisión de Servicios Públicos de Cuernavaca. También informó que en la pasada sesión virtual con el resto de los integrantes de la comisión, autoridades municipales y representantes de los dirigentes que venden carne, dieron a conocer el escenario del rastro municipal de la capital.

La contingencia ha retrasado que el personal de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) haga la inspección en el rastro municipal para que revisen las instalaciones. “La autoridad federal tiene que dar su aval para que se reabra la línea de matanza de ganado bovino, tiene que revisar las mejoras que se realizaron en la infraestructura”, expresó Anayeli Rodríguez

Por lo anterior, los ganaderos deben seguir matando sus reses en otros municipios del estado, y ello les está provocando un gasto extra, tiempo y ganancias, dijo la regidora quien agregó: “lamentablemente el rastro continúa cerrado y hoy en día ya suman cuatro meses desde que este lugar dejó de prestar servicio”.

Recordó que la decisión de cerrar este espacio se hizo como medida preventiva por parte del Ayuntamiento de Cuernavaca para atender las observaciones hechas por la COFEPRIS. En este sentido, también expuso que las observaciones ya fueron atendidas porque eran mínimas y sólo la de mayor forma que fue en general la de mejoras en la infraestructura; sin embargo, mencionó que la pandemia ha impedido que las autoridades federales acudan a las instalaciones del rastro.

 

CARLOS SOBERANES

carlos.soberanes@diariodemorelos.com