Los operadores de rutas dejaron de solicitar a los pasajeros el uso de cubre bocas para evitar agresiones, reveló presidenta de la Comisión de Tránsito, Transporte y Vías de Comunicación en el Congreso, Elsa Delia González Solórzano. 

Los transportistas justificaron así el incumplimiento que se da a las medidas de higiene y sana distancia en sus unidades establecidas por las autoridades de salud para prevenir el contagio del COVID-19. 

La legisladora dijo que ha recibido muchas quejas y denuncias de la población de la situación que se vive en el transporte público y con base en ellas solicitó al titular de la Secretaría de Movilidad y Transporte que refuerce los operativos de supervisión. 

Sin embargo, agregó que una parte importante del cumplimiento está en los propios usuarios, luego de que los choferes señalaron haber sido objeto de agresiones y ataques de pasajeros a los que se les solicitó el uso del cubre bocas. 

“También han sido víctimas de violencia los mismos choferes por parte de gente que no quiere usar el cubre bocas porque no cree en el problema de la pandemia que estamos viviendo, y tampoco los pueden bajar”, declaró de manera textual la legisladora al hablar sobre la problemática. 

“Se quejaron amargamente de que las personas no quieren acatar las disposiciones a pesar de que se les pide verbalmente y de que todas las unidades traen información sobre el COVID-19”, agregó. 

Aunado a lo anterior, Elsa Delia González también señaló que el personal de la Secretaría de Movilidad y Transporte ha levantado 74 infracciones a igual número de unidades por incumplir con los cupos de pasajeros permitidos en estos momentos, y los transportistas solicitaron que la medida impositiva cambie a preventiva en la continuación del operativo de vigilancia.