Un adolescente de 17 años murió en su cuarto luego de una lesión cerebrovascular causada por jugar largas sesiones de videojuegos.

El cuerpo del joven, identificado como Piyawat Harikun, y residente en la ciudad de Udon Thani, en Tailandia, fue encontrado por su padre frente a la computadora.

El hombre trató de auxiliar a su hijo, pero ya había fallecido. Los exámenes forenses confirmaron que había sucumbido a un derrame cerebral debido a las interminables sesiones jugando ante el aparato.

De acuerdo con sus padres, el chico solía jugar horas por las noches y mañanas cuando no tenía que ir a la escuela.

Aprovechó sus vacaciones desde finales de octubre y sus ratos libres para encerrarse en su habitación y jugar en línea.

 

Indicaron que permanecía despierto toda la noche jugando e incluso corría las cortinas para continuar. Para alimentarlo, se vieron obligados a llevarle la comida a su cuarto.

Ante esta situación, los padres ahora quieren advertir a otros de los riesgos de permanecer tanto tiempo inmerso en videojuegos.

"Deben ser más estrictos con las horas de juego de sus hijos, de lo contrario podrían terminar como mi hijo", comentó.