compartir en:

Peregrinos de Guerrero hicieron una escala en Emiliano Zapata para desayunar, luego de iniciar la Carrera Guadalupana sin descanso desde la Basílica de Guadalupe, en Ciudad de México.
Tanto niños, cómo jóvenes y adultos viajaron desde la comunidad de Campo de Aviación, del municipio de Leonardo Bravo, en Guerrero, desde el 1 de diciembre en peregrinación hasta la Basílica de Guadalupe, y partieron desde la 1 de mañana de este domingo de regreso.
Desde esa hora, decidieron tomar un descanso en Emiliano Zapata para desayunar y tomar fuerzas.
Crescencio Pacheco González, uno de los integrantes de la Carrera, aseguró que una vez terminado el desayuno, parten hacia su comunidad, ubicada en la Sierra de Guerrero, para amanecer el día 12 y festejar a la Virgen de Guadalupe.
La iglesia donde iniciarán los festejos mañana en la madrugada se llama La Sagrada Familia.
El desayuno que tomaron consistió en pollo asado al carbón con arroz, salsa, tortillas moradas, chiles y refresco.