Amado por muchos, odiado por... ¿nadie? Al parecer, este invento de la gastronomía mexicana no tiene detractores pues, al menos en lo personal, no conocemos a nadie que no guste de comer o probar al menos una mordida del pan de muerto. Sin embargo, poco sabemos sobre este pan hecho con harina, huevo, levadura y ralladura de naranja, entre otros ingredientes, que ahora ha llegado con una variedad de presentaciones. ¿Cuál es el origen y significado del pan de muerto? A continuación te decimos.

Existen al menos 3 versiones del origen del pan de muerto y su significado. La primera de ellas se remonta a tiempos prehispánicos, donde los aztecas cada cierto sacrificaban guerreros, sacándoles el corazón y ofreciéndolo aun latiendo. Luego, el verdugo lo mordía como una ofrenda. Al ver esto, los españoles trataron de cambiar su tradición, otorgando un pan hecho en forma de corazón en lugar de sacrificar humanos. Esto cambió, no así el significado de su ritual: la muerte como ofrenda.

"En un principio le pusieron azúcar roja para semejar la sangre y después evolucionó a lo que hoy conocemos: un bollo de mantequilla, muy rico y suave que es parecido al pan brioche o de concha", comentó el Chef Irving Quiroz.

Siguiendo con las tradiciones prehispánicas, la segunda explicación del pan de muerto refiere a una alegoría de las ofrendas ofrecidas a sus muertos, pues enterraban a los sacrificados con un pan, salpicado con su misma sangre, en honor a los dioses Izcoxauhqui o Huehuetéotl. El pan de muerto, entonces, sería una adecuación de esta costumbre.

Una tercera explicación sobre este manjar alude a un ritual en el que simbólicamente "se comían a Huitzilopochtli". Este era realizado con un corazón de amaranto al cual le encajaban un pico de manera simbólica y luego era repartido entre la comunidad.

¿Y qué significa?

Según las creencias populares, el pan de muerto como lo conocemos ahora representa al difunto en cuerpo completo. Se cree que la bola en la parte superior simboliza el cráneo del fallecido, y así, los 4 huesos que atraviesan el pan simbolizan los 2 brazos y las 2 piernas del cuerpo.

Por otra parte, algunos otros afirman que aun tiene connotaciones aztecas. De la misma forma que la explicación anterior, se cree que representa el cuerpo de un difunto, pero la cruz que forman los brazos y las piernas aluden a los 4 puntos cardinales, que a su vez están dedicados a distintos dioses: Quetzalcóatl, Tláloc, Xipe Tútec y Tezcatlipoca.