AHORA SÍ que ¡pobres ricos!, porque sólo sobre ellos caen maldades como el COVID y el secuestro, según los decires del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, y del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Malo para gente como el canciller Marcelo Ebrard, que no por pobre le han balconeado un Rolex, esos mollejones que dan igual la hora que los de a peso, pero que por más barato seguro no se ve seguido en Xochi…

Está de verse si los 2 mil 89 casos confirmados acumulados de nuevo coronavirus en Morelos son sólo de personas pachochudas, y los 99 secuestrados (sin cifra negra) de los últimos 16 meses son puro ricachón.

VÁLGALE DIOS, a ver cómo le cae a funcionarios como el hermano delegado federal Hugo Erik Flores Cervantes la novedad llamada “Sistema de Ciudadanos Alertadores Internos y Externos de la Corrupción”.

Dicen, los que dicen que saben, que es como una “Gestapo” a la nueva mexicana, donde cualquiera puede hacerla de soplón anónimo para empinar a cualquier funcionario que quiera o haya cometido raterías.

Unos dicen que esto que se publicó en el Diario Oficial el jueves 11, por obra de la Función Pública, es otro instrumento de intimidación, y cómo no va a serlo para aquellos que namás andan viendo qué agarran.

NO CABE la menor duda de que los 45 minutos –cronómetro en mano- que marcan la distancia entre la Ciudad de México y Morelos es mucho como para dilatar más el añejo mamotreto de nuestra Megalópolis.

Verán: fue en el administración peñanietista que con buena intención pero carente conocimiento de las grandes diferencias de las entidades del centro del país se inventó eso de seis estados con un lineamiento.

Bueno, el primer un gran fallo ha sido la homologación en el manejo de la contaminación ambiental y la verificación vehicular; y ahora con eso del semáforo de COVID, cada quien lo ve del color que le cuadra.

FRENTE A la contundencia de dichos y hechos como los descritos líneas de arriba, se antoja recordar frases como “Los que tengan perro, que lo amarren; los que no, pues no” o “Como digo una cosa digo otra”.

Por: E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1