CUERNAVACA. Dicen, los que dicen que saben, que la especie humana tiene el privilegio -no siempre usado- del resto de los animales y de otros reinos, de planear acciones tendientes a conseguir objetivos específicos.

En esta práctica, la no obtención de tales o cuales resultados deseados obedece probablemente a una planeación equívoca por insuficiente o por agentes imponderables; no prever o hacerlo mal implica riesgos.

La tragedia de la tarde-noche del viernes en el Tlahuelilpan, Hidalgo, es una muy dura lección que choca contra aquel principio del raciocinio que se le acredita a la especie humana de prever en lo inmediato y mediato.

EN toda la cadena que integra la práctica del robo de combustible y los intentos de erradicarlo hay evidencias que deshonran el privilegio exclusivo del humano, entre los animales, de prever casos como el citado.

Las terribles resultados vistos de este episodio en Hidalgo no son hito nacional, también ha sucedido en más de una ocasión en Ciudad Mendoza, Veracruz, y repetidamente en otras latitudes del país.

Lo que sencillamente es llamado previsión y prevención suficiente también se ha visto en casos como la explosión de varios puestos de pirotécnica en municipios del Estado de México; Morelos no es ajeno…

EN abril de 2017, una casa de la colonia Tulipanes, de Cuernavaca, se incendió por una fuga presumiblemente intencional de un ducto de Pemex; en noviembre de 2018 se incendiaron puestos de cohetes en Xoxocotla.

En el primer caso no hubo pérdidas humanas; en el segundo falleció una mujer. Previo a ninguno de estos casos se honró el ‘monopolio’ humano del raciocinio, la prefiguración, el cálculo, la proyección…

Y, si se previó, apareció la negligencia por no hacer lo necesario para evitar esos hechos, lo cual no difiere mucho del actuar sin echar mano de la prevención. Hoy, Morelos no está exento de más hechos similares.

SE impone, en cada uno de los actos de gobierno, en cada uno de los actos ciudadanos, honrar ese privilegio, actuar con responsabilidad, estimar los riesgos, prever las consecuencias, evitar hechos como los citados. Sea.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1