CRUDA de jolgorio$ de otros tiempos, hoy la administración municipal de prácticamente los 33 ayuntamientos de Morelos, así como diversos organismos públicos están que no llegan al fin de año sin problemas.

Abundan los reclamos por pago de salarios, aguinaldo y otros derechos como en la UAEM, cuya base de trabajadores hoy mismo podría hacer efectiva la amenaza de paralizar otra vez la movilidad en la entidad.

Y la desgracia parece huérfana, porque apenas si se sabe de dos-tres que fueron alcaldes que hayan sido o sean sujetos a los procesos por la inopia en que otra vez se heredarán las alcaldías dentro de 10 días.

¿QUÉ llevó a instituciones como la máxima casa de estudios y la alcaldía de Cuautla a faltar a un básico como es pagar en tiempo y forma a sus trabajadores? Fueron abusos y/o torpezas en tiempos idos.

Creer que se llegará al día en que ningún funcionario tome siquiera un centavo que no le corresponda o que se beneficie de alguna manera irregular de su posición, sería pecar de inocente, por decir lo menos…

Lo increíble es que ni gobernantes ni gobernados hemos hecho lo suficiente como para que se castigue irremediablemente a quien se mancha las manos y más; dicen: delito que no se castiga, se estimula.

SIENDO la falta de transparencia del ejercicio público una de tantas conductas que prácticamente no se sanciona, sólo puede decirse que es casi nulo el castigo a quienes han saqueado alcaldías y otras instituciones.

Si hacemos un recuento de quiénes y cuántos ex funcionarios públicos han reintegrado lo que “se les pegó” o que hayan parado en la cárcel, sin duda veremos que sobran dedos de las manos para contabilizarlos.

Alias, la historia de alcaldías y otras instituciones en crisis que hoy se vive puede repetirse dentro de tres, seis, nueve años y más, mientras no haya castigo o algún instrumento para que ni llegue a darse la ratería.

YA podrán venir tantos rescates financiero como se quiera, pero si no se ataca el origen del problema, no servirán para acabar con este mal que hoy está lesionando a miles de trabajadores y sus justas demandas.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1


Loading...