PARA MAÑANA está anunciada la visita del presidente López Obrador a Jojutla, a fin de impulsar a los trabajos de reconstrucción de las entidades afectadas por el temblor del 19 de septiembre del año pasado.

Cierto que Morelos, con 74 decesos, no fue la entidad con el número mayor de pérdidas humanas, pues en CDMX fueron unas 228, pero los daños materiales sí fueron extensos, por lo que viene bien la visita.

Tiene la entidad, sin embargo, otro tema importante que difícilmente habrá oportunidad para atender, aunque no lo desconoce y que no es otro que la crisis financiera que sufren los trabajadores de la UAEM.

EL ANUNCIO de la visita del presidente de la República a Morelos coincide con los intentos de la rectoría de la UAEM para lograr el rescate financiero que cristalice en el pago de salario a los trabajadores.

Y viene a la memoria la suerte de condición para ese objetivo, que expresó López Obrador en la visita del 4 de octubre a Cuernavaca: “Va a haber apoyo a la educación, pero tiene que haber honestidad”.

Además: “Voy a hacer una revisión de los gastos de la universidad, porque es dinero del pueblo (…), nada de que como la universidad es autónoma, van a poder hacer negocios y a malversar los fondos públicos”.

DESDE AQUELLA visita del presidente electo a Morelos, incluso antes, el rector de la UAEM, Gustavo Urquiza, junto a nueve rectores más de universidades públicas de otros estados, ha intensificado las gestiones.

Lo mismo ante la representación del Ejecutivo, que son las secretarías de Educación Pública y de Hacienda, que ante el Legislativo, vía la Cámara alta, Urquiza y homólogos buscan el rescate de las universidades.

Hasta ahora, sin embargo, no se tiene el resultado deseado y viene una etapa crítica, porque a más del adeudo de una catorcena, está encima el compromiso de una nueva catorcena y el del aguinaldo.

SERÍA TODO un logro que el rector Urquiza Beltrán tenga oportunidad de saludar a López Obrador y, en la oportunidad, aborde el caso UAEM con el estímulo de que antes que concluya el año se dé al fin el rescate.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1


Loading...