TODAVÍA CON el impacto y pena por la muerte de una profesora y de un menor de edad, así como las lesiones de varias personas más en una escuela de Coahuila, no se ve luz en la ruta a seguir en casos así.

Ante ello, llama la atención la postura vista de la Comisión de Derechos Humanos, en el sentido casi literal de “caiga quien caiga” no se deben implementar operativos de revisión de mochilas entre los estudiantes.

Alias, con el argumento de no ofender a un muchacho o sus padres con la revisión de la mochila, se deja abierta la probabilidad de otra tragedia, como si prevenir un atentado no fuera de derecho humano.

DICEN, LOS que dicen que saben de leyes, que hay un principio en el Derecho conocido como la prevalencia del interés general sobre el interés particular, que pudiera ajustarse al operativo mochila segura.

Es decir, cabe la probabilidad de explorar opciones para encontrar un espacio para prevenir la introducción y uso de armas en las escuelas y no aferrarse a la preservación de normas jurídicas no acordes al hoy y aquí.

Está claro que con la revisión de mochilas a los alumnos en la entrada a la escuela no se resuelve el riesgo de la desgracia, pero esta medida aparejada a otras acciones preventivas bien podría reducir la probabilidad.

LA CULTURA del videojuego violento sería otro objetivo a tratar en la tarea de evitar agresiones de todos los niveles en las escuelas y fuera de ellas, especialmente en el seno hogareño, con la vigilancia del adulto.

Más aún, se impone replantear leyes menos laxas para la posesión, traslados y uso de armas de fuego, punzantes y contundentes, así como trabajo efectivo en la prohibición de importación y fabricación casera.

No escapa este fenómeno a la necesidad de la denuncia ciudadana responsable, anónima incluso, de personas que portan armas que ponen en riesgo la integridad y hasta la vida de miles de personas.

COMO SE verá, no basta con quedarse conchudamente en la postura del “no a la mochila segura” porque viola los derechos humanos, sino que se impone la colaboración de todos a favor de todos, no de grupos.

 

opinion@diariodemorelos.com
Twitter: @ezapata1