EN CUERNAVACA, de pronto, el elote fue equiparado a un misil no convencional de largo alcance, y sentenciado a no salir a la venta en la Plaza de Armas durante los festejos patrios, por su alta peligrosidad.

La causa de lo anterior se nubla al paso de los tiempos, como bien cita el apreciado “atrilero” José Manuel Pérez Durán, pero conserva el rico sabor de la mezcla de realidad y ficción y da para el apunte sabatino:

Algún festejante habría devorado los granos del típico alimento y a guisa de broma lanzó el olote en dirección a Palacio de Gobierno, donde estuvo a punto a hacen blanco en algún familiar de la autoridad.

HABRÁ SIDO hace unas dos décadas que en la fiesta de Independencia en el centro de Cuernavaca, oficialmente se prohibió la venta de elotes con limón, sal, crema, mayonesa, chile piquín y/o queso rayado cotija.

Cierto que extraoficialmente y pasaportado por los esquites, sí permitidos, el elote se volvió a mover entre las sombras en recientes festejos patrios, pero vale decir que nunca han perdido la “letalidad”.

Valga la curiosidad de la prohibición de los elotes para anotar que los restos de su forma de golosina salada no son culpables, sino quienes los usan como armas; es decir, de personas llamadas de mal vivir.

DICEN, LOS que dicen que saben, que quien lleva a cabo actos anti sociales no tiene cultura; quizá más bien sí tiene cultura, la de violar las normas, y eso es en lo que habría de trabajar, no lanzar elotes y…

No tirar basura en la vía pública es otro de los pendientes que tenemos como cultura en nuestra sociedad, más que endurecer sanciones; no pintarrajear mobiliario público o la propiedad privada, otra necesidad.

Evitar el uso de la pirotecnia porque el mercado de esta tradición desde su fabricación representa un alto riego; también modificar nuestra cultura, usos y/o costumbres como combinar alcohol y volante…

COMO SEA, sirva la ocasión del festejo independentista para un instante de reflexión sobre la necesidad de alejarnos como sociedad de todo aquello que va en detrimento de nuestra ser y que ¡Viva México!

opinion@diariodemorelos.com
Twitter: @ezapata1