NO DEBERÍA haber problema, aparentemente, para que la SCT o Capufe cedieran la operación de Paso Express al Gobierno de Morelos, sobre todo porque tal vía es un auténtico bulevar dentro de la capital.

El tema viene a colación porque no hay respuesta a la petición de retirar los muertes que confinan dos carriles de alta velocidad por sentido; aunque, eso sí, habría que asumir el costo de mantenimiento.

Otro “detallito” sería que si esa vialidad aún encierra vicios ocultos de su construcción, como dicen los especialistas, nada grato sería ver que en próxima temporada de lluvias se esté lidiando con baches o boquetes.

EL INTENTO de que el gobierno estatal opere el Paso Express, sin embargo, parece ir a contracorriente de la dinámica de trabajo coordinado entre el poder ejecutivo federal y los de los estados.

Alias, la tendencia del próximo gobierno a cargo de López Obrador no parece ir en sentido ceder a los ejecutivos estatales hacer y deshacer, sino colaborar y, tal vez, hasta de encabezar algunas tareas torales.

La promesa de nombrar delegados plenipotenciarios en las entidades de la República, así como para efectos de seguridad poner en acción un modelo de mando único, no es acorde a deslindar a la SCT en el caso.

DE HECHO, se espera una relación muy estrecha entre los gobiernos federal y estatal para avanzar en materia de conectividad y movilidad, con pendientes como la ampliación de La Pera-Cuautla y la Siglo XXI.

Fino, muy fino, tendrán que bordar la SCT y el gobierno de Morelos a la hora de entrarle a las vías de marras, porque en el primer caso no se ha extinguido la animadversión de tepoztecos, “tepostizos” y oficiosos.

Juntos, ambos niveles de gobierno, también tienen ante sí darle el último empujón a la carretera Siglo XXI, ese añejo sueño de unir el Golfo de México con el Océano Pacífico, atorado por molestia social.

DE PILÓN, es probable que la terminación del Puente Apatlaco, en la frontera Cuernavaca-Temixco, se vaya hasta el próximo año, y sería otra ocasión en la que deberían trabajar muy juntitos SCT y gobierno estatal.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1