AHORA SÍ que está viendo y no ve… El subsecretario de Protección Civil de Cuernavaca, Uriel Adalberto Rodríguez Román, no se asusta ni apresura frente a los efectos de los incendios que abruman la ciudad.

No hay contingencia ambiental…, sólo se mantiene el humo, pide no hacer actividad física al aire libre, cerrar puertas y ventanas, y quien sufra enfermedades en vías respiratorias que se ponga cubrebocas…

Alias, primero lo niega directamente y luego lo reconoce tácitamente al externar la serie de recomendaciones; primero como queriendo evadir una causa ajena, luego trasfiriendo la chamba al resto de la sociedad.

POR ESTOS lares no se habla, al menos abiertamente, de lo que en la jerga policiaca llaman “botín de guerra”, es decir la apropiación de los bienes de los delincuentes, antes de presentarse ante sus superiores.

El previo robo y probable venta de un arma Glock 9 mm con la que el miércoles pasado fueron muertos dos hombres en el centro de la capital de Morelos, sin embargo, fue más allá del “botín de guerra”.

Sirva para algo bueno la desgraciada experiencia comentada, para ahondar también en la urgente necesidad de evitar que prácticas como la descrita no se den o se erradiquen antes y después de la puesta a disposición.

COMO ESCUELITA, tal vez nada mejor que el Instituto Morelense de Información Pública y Estadística (IMIPE), pero como organismo impulsor de la transparencia y rendición de cuentas… mañana platicamos.

Todo es cosa de asomarse al grueso de las actividades que desarrolla la plana mayor de ese instituto, ponerlas en contexto de lo que cuesta y ver el nivel de cumplimiento de los sujetos obligados, y ya se podrá valorar.

Hasta parecería que en el IMIPE se trabaja pensando más en el 2030, cosa que no está mal, pero mientras sigue la escuelita y tal vez hasta haya curso de verano, la opacidad es similar a la del humo de los incendios.

AYER POR la tarde fue detenido un hombre con un escopetón en Temixco; por supuesto, también el arma fue asegurada. Ojalá no vaya siendo que al chico rato tengamos que dar cuenta de que siguen causando daño.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1