Este 25 de octubre se conmemora el nacimiento de Pablo Picasso, un pintor reconocido al que temen ensuciar el nombre.

 

A 140 años de su nacimiento en Malaga, España, Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno María de los Remedios Cipriano de la Santísima Trinidad Mártir Patricio Clito Ruiz y Picasso, conocido como Pablo Picasso, comenzaría su incursión en el arte a los 8 años con pinceles de su padre José.

Su primera obra “El Picador Amarillo” entonces se convertiría en una reliquia para él, a la cual jamás abandonaría y llevaría consigo en sus distintas casas, siéndole más fiel que a sus esposas.

La historia personal de violencia que llevo Picasso, a través de los actuales movimientos de igualdad de derechos, ha sido un tema sobresaliente, una discusión que ya lleva tiempo, pues cuanto talento deberá tener un artista para que su falta de humanidad pueda ser invalidada.

En marzo de 1907 Picasso y Fernande, su pareja, decidirían adoptar a una niña llamada Raymonde, de alrededor de 10 a trece años, a la cual después de tener con ellos unos cuatro meses, regresarían al orfanato.

Fernande llevaría nuevamente a Raymonde al orfanato , donde pretendería dejarla a pesar de la negación de las monjas, quienes manejaban el orfanato.  

A pesar de no dar muchos detalles, las conclusiones dirían que por bien de la niña Fernande la llevaría lejos de Pablo, probablemente después de descubrir un dibujo que hizo Pablo de Raymonde desnuda, sentada con sus piernas abiertas mientras se lavaba los pies.

Picasso jamás frenaría sus impulsos, tuvo relaciones con varias mujeres, entre coristas de cabaret, modelos, vecinas, solo se era fiel a si mismo y a su arte.

“A mí nadie me importa de veras. En lo que a mí respecta, los demás son como esos granitos de polvo que flotan en la luz”, continuamente diría Pablo.

El 12 de julio de 1918 se casaría por primera vez con Olga Jojlova, una bailarina rusa diez años menor que el español, que por un tiempo logró controlar al insaciable pintor.

En 1927 Pablo de 46 años empezaría una relación en secreto con Marie- Thérèse Walter de 17 años, tan solo unos años después del nacimiento de su primer hijo con Olga, Paulo.

La joven víctima de la brutalidad del pintor, quien la tenía por su muñeca sexual, y experimentaba con ella  sadomasoquismo, abusando de la inocencia de Marie para engrandecer su ego y dejar en claro que en el juego de poder, él se encontraba en número uno.

El cuerpo de Marie quedaría marcado con las quemaduras de  los cigarrillos del artista.

Su esposa Olga terminó por descubrir el romance, cuando la joven de 17 años ya se encontraba embarazada de Pablo, y en octubre de 1934 nacería Maya.

 

“Picasso nunca quiso que su hijo llegara a nada; lo menospreciaba y lo convirtió en su chofer [Paulo, retratado en el conocido 'Paulo vestido de arlequín', murió alcoholizado a los 54 años]”, explican los historiadores.

Piccaso fue uno de los artistas más ricos, dejo más de 1885 pinturas, su legado de 4.5 millones fue un motivo de pelea entre todos sus hijos, pues el pintor no dejaría un testamento.

En 1977 dos de las mujeres que habían compartido su vida con Pablo terminaron su existencia, Marie Thérèse y Jacqueline, su última esposa.

 “Las sometió a su sexualidad animal, las domesticó, las hechizó, las ingirió y las aplastó sobre su lienzo. Después de haber pasado noches extrayendo su esencia, una vez que se desangraban, se deshacía de ellas” dijo su nieta Marina Picasso.

Actualmente los museos se encuentran en un desafío para presentar piezas que se consideran problemáticas, como un espejo a la historia.

¿Qué miramos cuando vemos un cuadro de Picasso?


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado