Tras cumplir su primer año de vida y ser un pequeño amoroso, carismático y muy inteligente, como sus padres lo definen, el pequeño Osiris Arellano fue llevado a la parroquia San Miguel Arcángel para ser bautizado. 

En la ceremonia el párroco pidió a Perla Barrios y Pabel Arellano, padres de Osiris, descubrir el pecho del pequeño para untarle los santos óleos, que son utilizados en cada sacramento; posteriormente, preguntó a la familia porque eligieron dicho nombre, los padres explicaron su significado, ya que Osiris es considerado como el dios egipcio de la resurrección y símbolo de la fertilidad. Luego del breve sermón por parte del sacerdote, en el que se resaltó la importancia de los valores del amor y el respeto, Osiris recibió las aguas bautismales y la bendición, en compañía de sus padrinos, Sandra Vielma, Yulselek Neri y Andrea Sánchez, quienes fueron elegidos por ser personas cercanas y amorosas con el pequeño. 

Una vez concluida la celebración eucarística, todos posaron para la tradicional foto familiar.