El matador de toros de origen zacatecano Antonio Romero fue operado en un hospital de la CDMX, de una cornada muy delicada en la zona ano-rectal, que sufrió este domingo al participar en una corrida en la Plaza México.

El médico Rafael Vázquez Bayod informó del estado del matador  al terminar la cirugía y aseguró que "La cornada es muy grave y seria, una lesión severa, en la región ano-rectal". 

"La cornada es de muchísima energía, que destroza totalmente el esfínter anal y lesiona de manera grave el recto. Ameritó una cirugía conocida como control de daños, que es un primer tiempo en el que lo importante es controlar la hemorragia y que pueda salvar la vida", explicó a los medios. 

"Asimismo, se hace una revisión en el abdomen, dado que se contrae toda la pared y todo el piso, y aquí se hizo una derivación, una colostomía, que es un paso importante dado que no puede tener un tránsito normal hacia el recto y el ano, que es el segundo procedimiento”.

"Posteriormente se tendrá una cirugía de reconstrucción ano-rectal, que se está programando. En conclusión, la cornada es muy grave y severa, pone en peligro la vida y el equipo que llevó a cabo la cirugía es encabezado por el doctor Sánchez Robles, que es cirujano de colon y recto, y hasta el momento va bien".

Fue el propio doctor Juan Carlos Sánchez Robles que dijo lo siguiente:

"Lo importante es que el paciente está bien y ha aguantado perfectamente la cirugía. Es una situación grave que pone en peligro, en un momento dado, su vida por la severidad de la lesión. Los daños están controlados y vamos a esperar la evolución de las siguientes 24 horas y mañana haremos la reconstrucción".

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...