El Telescopio Test-Bed 2 fue instalado en el observatorio de La Silla, ubicado en Chile para vigilar objetos que pongan en peligro al planeta.

El Observatorio Europeo Austral (ESO) y la Agencia Espacial Europea (ESA) han puesto en funcionamiento el Telescopio Test-Bed 2 (TBT2), un instrumento instalado en el observatorio de La Silla (Chile) que vigilará de cerca los asteroides que podrían suponer un riesgo para la Tierra, este telescopio permitirá demostrar las capacidades necesarias para detectar y hacer seguimiento de objetos cercanos a la Tierra, según un comunicado.

El telescopio de 56 centímetros instalado en el observatorio La Silla de ESO y el TBT1, su contraparte idéntica, ubicada en la estación de espacio profundo de la ESA en Cebreros (España), actuarán como precursores de la red de telescopios 'Flyeye'.

Si bien en la Tierra los impactos graves de asteroides peligrosos son bastante poco probables, no son imposibles.  Esta futura red de telescopios será totalmente robótica; el software programará las observaciones en tiempo real y, al final del día, informará de las posiciones y otra información sobre los objetos detectados.

Hay miles de objetos más pequeños que un asteroide que aún no han sido descubiertos y que podrían causar daños graves si impactaran sobre un área poblada, ahí es donde entran en juego TBT y la futura red planificada de telescopios Flyeye; una vez esté plenamente operativo, el diseño de la red permitiría inspeccionar el cielo nocturno para rastrear objetos de movimiento rápido.

"Para poder calcular el riesgo que representan los objetos potencialmente peligrosos en el Sistema Solar, primero necesitamos un censo de estos objetos. El proyecto TBT es un paso importante en esa dirección", resume por su parte Ivo Saviane, director del Observatorio La Silla.