El mandatario Andrés Manuel López Obrador resalto que la aceptación de las leyes secundarias en materia de educación, en la Cámara de Diputados, “es algo necesario, algo que debió hacerse”, aunque falta el consentimiento del Senado, pero se está restableciendo el procedimiento.

"Nunca debió aprobarse la mal llamada reforma educativa. Fue un error garrafal, una imposición”, destacó.

El presidente despunto que no con dicha reforma no se evoluciono nada en materia educativa, sino que sólo hubo confrontación.

"Espero que en el Senado se apruebe este conjunto de leyes secundarias para iniciar una etapa nueva, mejorar la educación, pero no con medidas coercitivas, no privatizando. La educación es un derecho del pueblo”, añadió.