Para subir, bajar, mover, descargar, almacenar diversos tipos de mercancías en almacenes, estaciones de ferrocarril, hipermercados, puertos o terminales de aduanas, se requiere el uso de equipos de carga especializados. Las carretillas elevadoras entran en esta categoría: son dispositivos de transporte de elevación mecánicos autopropulsados empleados en el sector industrial, agrícola o de la tala o la construcción, entre otros ámbitos.

Existen varios tipos de carretillas elevadoras, o carretillas de horquilla, en el mercado.

maquinaria-de-elevacion-y-manutencion-carretilla-elevadora.jpg

Características de diseño de carretillas elevadoras

La característica de diseño del montacargas es la presencia del cuerpo de trabajo principal: horquillas elevadoras de acero. El mecanismo está diseñado para captar palés, levantar, mover y almacenar mercancías, así como transportar barriles, rollos o contenedores de tamaños no estándar.

Las horquillas tienen forma de dos tiras, dobladas en ángulo recto, las cuales se ponen en funcionamiento mediante un elevador telescópico hidráulico vertical. El tipo de portahorquillas y su longitud influyen en las dimensiones y los tipos de palés con los que se pueden realizar diversas operaciones de carga.

Los elementos principales de una carretilla elevadora estándar, también conocidas como montacargas, son los siguientes:

● cuadro;

● cabina;

● mecanismo de elevación;

● depósito de combustible;

● chasis

● equipos colgantes.

 

Los montacargas se mueven sobre ruedas. Hay modelos de tres ruedas, que se distinguen por una buena maniobrabilidad, y modelos de cuatro ruedas con máxima estabilidad.

En función del material de los neumáticos, existen varios tipos de ruedas. Las ruedas neumáticas presentan una buena absorción de impactos y un excelente rendimiento de conducción, pero son menos estables. Estas ruedas se emplean en gran medida cuando se trabaja en superficies de trabajo de mala calidad. Por otra parte, los neumáticos sólidos son resistentes al desgaste, aunque tienen menos absorción de impactos. Las ruedas de poliuretano están diseñadas para trabajar en superficies planas.

El uso de complementos permite realizar más tareas de producción, entre los más utilizados se encuentran:

● eyectores;

● capturas (giratorias, para rollos y barriles o para neumáticos);

● horquillas de desplazamiento lateral;

● patas;

● sopladores de nieve.

 

Clasificación de montacargas

Según el modelo, las carretillas elevadoras difieren en las características técnicas individuales; las principales son:

● altura de elevación;

● capacidad de carga;

● motor;

● características propias del modelo (peso bruto, peso propio o tiempo de funcionamiento);

● potencia del motor;

● velocidad de elevación;

● tipo de caja de cambios.

 

Según el tipo de propulsión, los modelos se dividen en gasolina, diésel, gas, gas-gasolina y eléctrico. En áreas abiertas o en áreas muy ventiladas, se acepta el uso de montacargas con motores diésel o de gasolina. Por el contrario, en espacios cerrados, se emplean en mayor medida eléctricos (los más seguros y ecológicos), así como mecanismos de gas, gas-gasolina.

Existen tres tipos de carretillas de horquilla según el tipo de mástil de carga:

● de dos secciones, sin función de rueda libre de horquillas;

● de dos tramos, con posibilidad de marcha libre;

● modelos de tres tramos, con horquillas de libre movimiento.

 

Por capacidad de carga, las unidades se dividen en pequeñas (1000-2000 kg), medianas (4000-10 000 kg), superiores a la media (10 000-16 000 kg) y pesadas (más de 16 000 kg). Es importante señalar que los montacargas de tipo eléctrico trabajan con cargas que no superan los 8500 kg.

En función, la ubicación de las horquillas, los montacargas se dividen en tipo frontal (las horquillas están ubicadas en el plano frontal de la máquina), lateral (utilizado para carga lateral) y desplazador lateral (las horquillas se desplazan hacia un lado, impulsadas por un cilindro hidráulico adicional).

 

Ventajas, desventajas y criterios de selección de carretillas de horquilla

Las principales ventajas de las carretillas de horquilla son:

1. Buena maniobrabilidad y tamaño compacto, lo que le permite mover cargas en diferentes direcciones, incluso en espacios reducidos.

2. Utilización sencilla y comodidad de servicio.

3. Económico y de alto rendimiento, lo que se traduce en menores costes operativos.

4. Amplia funcionalidad y versatilidad.

 

En una carretilla de horquilla moderna, la comodidad y la seguridad del operario son primordiales; estos modelos reúnen las siguientes características: ergonomía, cabina cerrada, asiento acolchado, frenos automáticos y climatización.

Las desventajas incluyen el ruido y el calor durante el funcionamiento de las carretillas elevadoras diésel, así como su uso limitado en interiores debido a los gases de escape.

Antes de comprar montacargas, es necesario determinar los detalles y condiciones de las tareas realizadas, así como las rutas para el transporte de mercancías. Es importante elegir la longitud de horquilla adecuada, teniendo en cuenta las dimensiones del palé y el ancho del paso.

A la hora de elegir una capacidad de elevación, se recomienda tener en cuenta las dimensiones de la carga y su peso máximo, así como la altura del elevador y la posición de la carretilla de horquilla con respecto al carro. Asimismo, se deben de tener en cuenta las características de los equipos de estanterías. Cada característica técnica de un montacargas influye en la elección del equipo. De esto, junto con las características de la configuración del mecanismo, depende su efectividad y su duración.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado