Sucede que Finlandia y Suecia tienen mucha prisa en integrarse a la OTAN informó la Unión Europea y así ser parte de una conflagración mundial que se avecina, queriendo ingresar a esa organización, cuya firma se convino  sostenida en su tratado durante 75 años o sea en 1945 al término de la segunda guerra mundial en la de no efectuar ningún tratado que se hizo entre la Unión Europa de no alinearse a ningún grupo exclusivamente para guerrear, sin negociaciones, razonamientos, soluciones pacíficas donde pueda usar las armas que les venden Bélgica y las que tiene el arsenal de Estados Unidos.

Se sabrá cómo reaccionarán cuando vean un misil atómico en la esquina de su casa, ya sea de los Finlandeses o de los suecos, quienes han tenido problemas desde hace varios siglos. 

El Tratado del Atlántico Norte está listo para recibir a cualquier país que esté preparado para ir a la guerra sin más excusa de ser un buen cliente para los estadunidenses, quienes quieren envolver al mundo entero en un conflicto, sin razón alguna más que vender armamento de última tecnología.

NO QUIEREN HABLAR DE PAZ.

En este momento se está boicoteando una junta que pidió Rusia para terminar con una guerra en la que quieren que Estados Unidos y la OTAN acabaran con Rusia en una guerra en la que nadie quiere tener en su casa, ni en ninguna de los vecinos. La cual Rusia le preguntó a los Estados Unidos si quisiera que en la frontera de México le llevara un barco con misiles atómicos, quien, como respuesta envió 40 millones de dólares en armamento. “Para que nos sigamos matando.”

A Rusia no hay ejército que le pueda ganar. Recordemos los 20 millones de rusos que prefirieron quemar sus ciudades frente a los alemanes, antes que dejarse dominar. Habrá cambiado de sistema socioeconómico, pero no de su valentía y terquedad.

QUÉ SABEN DE LA GUERRA.

Se pregunta a la mayoría de los estadunidenses si quiere que terminaran con los rusos y sólo algunos cuantos dirían que no y que quieren que haya paz en la tierra, pero la gran mayoría contesta que hay que acabar con el comunismo y con el liberalismo al que hasta en las universidades confunden con el socialismo, palabra prohibida entre su población.

En Europa las pasadas generaciones saben lo que quiere decir una guerra, porque a ellos les ha tocado sufrir don mundiales, pero en Estados Unidos sólo se ha oído de estas conflagraciones a los lejos, como si fueran de otro planeta y que a ellos jamás les ha tocado ni les tocará, porque “América” está muy lejos de esos conflictos y además EE UU ganó la guerra, aunque se haya metido al final en el día “D” con 50 mil hombres, como los grandes salvadores, pero no saben que la Unión Soviética o sea Rusia perdió 20 millones de rusos, quemó sus ciudades para que los nazis no llegaran a Moscú y que peleó 8 años de Guerra, mientras Estados Unidos sólo uno.

Los estadunidenses prefieren que a sus soldados los llamen “veteranos” y reciban una jubilación de por vida, pero que se suiciden más o menos dos de ellos al día, porque al regresar no encuentran familia, trabajo o casa y en tres años de estar en el frente, sólo aprendieron a matar y cuidarse de no ser muertos, pero ellos sólo saben que están luchando por la “democracia” sin saber que quiere decir esa palabra.

Aún así, “el pentágono anuncia la creación de un grupo de contacto de 40 países para hacer seguimiento del conflicto y garantizar el apoyo militar” y el Secretario de Defensa de EU exige a los países aliados “mover cielo y tierra para abastecer de armamento a Ucrania a largo plazo para el país invadido”. TODO ESTO EN LUGAR DE BUSCAR LA PAZ.

Mucha gente piensa y entre ella yo, el ¿Qué derecho tiene el presidente de los Estados Unidos Joe Biden en ponernos ante este peligro, con qué cara se para frente al espejo y se pregunta: por qué tengo al mundo de cabeza con la amenaza de una guerra local o mundial? ¿Quién me da permiso para rasurarme y no cortarme la yugular por estar poniendo al mundo pendiente de un hilo, del apretar un botón y que un país explote de pronto y mueran miles y miles de personas sólo porque me siento el hombre más poderoso de la tierra?..

¿Quiénes son los dueños de mi vida que me obligaron a dar esta clase de órdenes? Hay grupos que me dijeron que si yo hacía la guerra ellos me regalarían la presidencia del país más poderoso del mundo. También me regalarían unos bonos de lo que ellos se iban a ganar si se producía algún conflicto como el que organice en Ucrania.

El señor Biden le dio la orden al secretario de defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin que llamara a 40 gobernantes de distintos países a que se volvieran igual de asesinos que los dirigentes de la política de Estados Unidos a “mover cielo y tierra para abastecer de armamento a Ucrania”. Sería la Asociación del Rifle, (creo que así se llama el grupo de armamentistas en Estados Unidos). 

O a lo mejor ni siquiera son esos los que dan las órdenes si no son los fabricantes de Bombas, de Cañones y de rifles, como su nombre lo dice o las órdenes vienen desde Wall Street donde tienen su dinero los supermillonarios o los dirigentes de Bruselas, Bélgica o de Inglaterra desde Londres quienes en conjunto planean las guerras y las ganancias de estas se las dividen según lo que cada uno invirtió.

Señor Biden, ¿Por qué en lugar de mandarle todos esos miles de dólares en material bélico no le envía medicamentos, constructores de inmuebles y al secretario de relaciones públicas a firmar un tratado de paz, invitando a la OTAN (NATO) en inglés, al presidente Putin de Rusia, al Presidente de Ucrania para que se pongan de acuerdo en dar un poco de sí mismos, como una salida al mar, una cuota por pasar por su País y una compensación por el daño a ambos, que EE.UU. libere el dinero que le congeló a Rusia, el petróleo y los alimentos que dejó  junto con el gas, dejar a los deportistas libres para competir de uno y otro lado.Pero que nos dejen tranquilos y podamos vivir sin odios y temores, que ya no se amenacen con usar las bombas atómicas o nos aseguren que vamos a ganar hasta dentro de 20 años como en la guerra contra Afganistán donde gastaron el armamento que tenían para eso y cuando entró el presidente Joe Biden, regresó a los soldados que no se necesitaban en esas tierras y tenían otro lugar donde ir a guerrear que se llamaba Ucrania que tenían bien localizado contra El País Rusia.

Finalmente Zolynsky declaró ayer sábado 20 que nunca podía ganar la guerra y aceptaba las negociaciones y la OTAN se decepcionó pero Biden insistió en enviarle las armas.

Por: Rafael Benabib

rafaelbenabib@hotmail.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado