Llegamos al relevo después de haber tenido el peor de los Congresos en la historia de Morelos, cuando por primera vez se redujo el número de diputados de 30 a 20 y que gastó 400 millones de pesos en cada uno de los años de su ejercicio, en los que se dedicó a tomar decisiones, que en un 80% fueron rechazadas o modificadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación; mismo que, con motivo de la pandemia, no trabajó desde el inicio, hasta este año en el mes de febrero a marzo a donde a medias iniciaron operaciones; Congreso en el que nunca se pusieron de acuerdo sus integrantes porque su nivel académico era de primaria.

Para lo que si fueron “buenos” los legisladores fue para hacer actos de magia, ya que hicieron desaparecer el dinero de una manera burda y dieron de alta a muchos individuos a los que nunca les pagaron y se quedaron con su salario; esos son los ex diputados de la pasada legislatura.

Por desgracia, quedan dos de estas damas, de las cuales una llegó porque el Alcalde de Jiutepec hizo un buen trabajo y la jaló en las elecciones, y la otra porque, a pesar de haber convertido a su partido en una empresa de negocio personal, se quedó con la curul plurinominal.

Ahora llega una nueva mezcla de legisladores aparte de las dos que repiten, algo que en verdad es increíble después del papel que desarrollaron tan lamentable los anteriores, y ahora tenemos ex Presidentes Municipales con conocimiento más político que los anteriores, algunos con buena y otros con mala fama, ya que se les relaciona con los grupos delincuenciales, así como académicos y profesores universitarios, algunos con experiencia política, por lo que esperamos que los resultados sean diferentes.

No me parece buena señal el rumor de que llamaron a Gobernación a cada uno para darles instrucciones; espero que no sea así, porque si van a ser igual de lambiscones que los anteriores, lo que menos van a representar es al pueblo.

Quizás un primer acto importante sería el que se diera una verdadera transparencia acerca de cómo se gasta el presupuesto del propio Congreso e iniciarán una auditoría de los tres años anteriores porque existen muchas irregularidades, desde supuestos funcionarios, algunos que están dados de alta, a los cuales les pidieron sus papeles para darles trabajo y no se los dieron, pero los diputados cobraron a nombre de ellos durante varios años; hay que investigar la manera en que se repartieron los legisladores el dinero y los “moches” que ellos mismos se aprobaron. Sería interesante que, por primera vez en Morelos, supiéramos la verdad de dónde y por quienes fueron sustraídos nuestros impuestos.

Esto es lo que queremos los miembros de la sociedad civil, conocer la verdad sin mentiras y sin las peroratas que son muy largas, pero que no dicen nada y no sirven para nada.

Ya existen peticiones de ello y el Presidente del Foro Morelense de Abogados señalo que los diputados del Congreso del Estado, deben de transparentar y rendir cuentas de los más de mil 200 millones de pesos que administraron los diputados de la pasada legislatura durante los tres años, para evitar ser omisos y cómplices de posibles malos manejos financieros, a lo que los ciudadanos morelenses les damos la razón. 

Queremos saber y que se transparente el manejo de los recursos públicos; pero, con todo respeto, el IMIPE no sirve para nada, su trabajo es muy mediocre y ningún comisionado dice nada con tal de permanecer en el puesto, y eso es de lo que no se trata; por eso estamos de acuerdo con Paredes Sotelo, que abundó diciendo que la pasada legislatura no hizo absolutamente nada por transparentar los dineros públicos que manejaron y los distribuyeron a su libre albedrio; por lo tanto, dijo que el Congreso del Estado debe de implementar auditorías que hoy en día son necesarias para transparentar y rendir cuentas del presupuesto que les dejaron, a través de la entrega-recepción que se tuvo que hacer para constatar cuánto dinero les dejaron a los que llegan.

Señalo que los litigantes han decidido darle un voto de confianza a los diputados de la actual 55ª Legislatura, a lo que los miembros de la sociedad civil nos sumamos, pero queremos resultados, queremos la verdad y ver en la cárcel a los sinvergüenzas y que regresen lo que no era de ellos, pues son más de 1,200 millones, según se calcula, así que hay que rescatar esta suma.

Es una voz popular lo que todos los ciudadanos queremos: la transparencia y la rendición de cuentas; éste es el reto que tiene el nuevo Congreso de Morelos, pero también la necesidad de que se nos informe en qué se gastaron sus antecesores más de mil 200 millones de pesos en solo tres años, para poner a cada quien en donde debe estar. ¿No cree usted?

Por: Teodoro Lavín León lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado