UNA VEZ que prácticamente está superada la elección 2020-2021, al menos en su parte medular, vale una recapitulación de lo que han sido los efectos de COVID-19 desde la óptica de contagios de enero a la fecha. 

Puede decirse, con base en la estadística, que lo peor de la tragedia ha pasado y que en la medida que avance el programa de vacunación no volveremos a ver días tan terribles como los de febrero de este año, pero… 

Recapitular no equivale a una auditoría forense, sino a la revisión aún parcial de algo que no ha concluido, como no ha acabado la pandemia, al margen de que el semáforo de riesgo epidemiológico marque verde. 

DESDE EL inicio de la pandemia en el primer trimestre de 2020 y hasta enero de este año, el nivel real de contagios fue incierto porque la política nacional no impulsó las pruebas, sino sólo a los hospitalizados. 

En Morelos, las pruebas antigénicas empezaron a practicarse el 8 de enero, cuando lo registros de contagios marcaron del 4 a 10 la suma de 453. Subió a ¡3 mil 662 contagios! la siguiente semana ya con pruebas. 

De ahí hasta el cierre del primer mes de este 2021 -parece lejano- Morelos reportó más de 2 mil casos cada semana, todavía sin que se llegara a los días más negros, incluso con algunas personas incrédulas. 

LA SEMANA más severa para Morelos por contagios de COVID-19 fue la primera de febrero, cuando se acumularon 3 mil 879 casos, es decir cada día se registró un nuevo promedio de 554 personas infectadas. 

Ente el 1 y 7 de febrero se presentó la cresta de la epidemia entre los morelenses, con récord de mil 39 casos el sábado 6. A partir de ahí el contagio de coronavirus ha ido en descenso, con algunos ligeros repuntes. 

Para bien, la última semana de mayo marcó el piso más bajo de que se tenga registro en contagios: 205, algo alentador si se compara con la cifra techo que se presentó de los 3 mil 879 casos en la primera de febrero. 

AUN CON lo anterior, todo relajamiento en la prevención de contagio implica el riesgo de repuntes de proporciones no lineales sino exponenciales, es decir un alza sustancial de casos en un corto tiempo. Alias, ¡no aflojemos!

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado