El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, solicitó a su gabinete ejecutivo que renuncie a sus cargos con el fin de reorganizar el gobierno.

Esto ocurrió luego de que el viernes pasado, el mandatario chavista anunció “nuevos y poderosos cambios” en los métodos del gobierno chavista.

Si bien no es la primera vez que Maduro pide a sus ministros renunciar (lo había hecho en diciembre de 2015), la decisión ocurre en un momento en el que el país atraviesa una nueva fase de crisis política y tras el apagón que paralizó por cinco días a la nación petrolera.

En los cambios ministeriales de Maduro suelen predominar los enroques, con un influyente grupo de dirigentes que se alterna el ejercicio de altos cargos.

Además, la crisis política venezolana se acentúo en enero pasado, cuando el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se proclamó presidente interino al considerar que Maduro usurpa la Presidencia.

Desde entonces, el líder de la oposición ha acumulado el respaldo de más de cincuenta países, entre ellos el de Estados Unidos, cuyo gobierno presiona a Nicolás Maduro para que abandone la presidencia.