Un niño de tan solo nueve años de edad, se arrojó del tercer piso de un edificio, para detener la pelea que sostenían sus padres.

Los hechos ocurrieron en la colonia Loma Dorada de Tonalá, Jalisco, donde al ver que sus padres discutían, el menor amagó con saltar al vacío.

Por fortuna, cayó sobre unas láminas y sobrevivió, aunque fue trasladado a la Cruz Verde de la colonia Benito Juárez, para ser atendido.

El agente del Ministerio Público ordenó que la pareja permaneciera detenida hasta la realización de los peritajes correspondientes.

La mujer presentó dos lesiones por objeto punzocortante en la pierna derecha, que se presume, se hizo ella misma.