El partido que se vaticinaba como el más disparejo de la jornada de mediodía de la NFL era el Broncos contra Ravens. Baltimore era favorito por 9.5 puntos, pero todo cambió por la lesión de Lamar Jackson.
El quarterback salió por una lesión en la rodilla, al ser capturado por Jonathon Cooper en la penúltima jugada del primer cuarto, pero aún así los Ravens remontaron para ganar 10-9.
Jackson no volvió al partido y la transmisión del partido mostró imágenes en las que tenía muchos problemas para caminar en el vestidor.
Tyler Huntley tomó los controles de la ofensiva desde la lesión de Lamar, quien está en su último año de contrato con los Ravens, tras no ponerse de acuerdo en una renovación en la temporada baja para el MVP del 2019, y lideró una serie de anotación en los últimos segundos, que él culminó con un acarreo de anotación para conseguir la octava victoria del año.
Los Ravens tienen marca de 7-4, empatados en el liderato de la División Norte de la Conferencia Americana. Una situación similar al 2021, cuando iban con 8-4 el día que Jackson se lesionó en la semana 14 y no volvió. Baltimore perdió sus últimos cinco partidos para terminar 8-9, fuera de los Playoffs pese a que Huntley solo perdió un juego por más de tres puntos.

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado