CUERNAVACA, MORELOS.- “Yo caí en depresión y no me da pena decirlo, de hecho ya estaba casi colgada y él (ex pareja) en lugar de decirme no no lo hagas, me decía hazlo, entonces yo dije yo no dependo de nadie más, sino de mí misma y aquí no se acaba la vida”, relató Angélica María Vázquez Huicochea, víctima de violencia familiar, quien desde hace seis meses acude a equinoterapia.

La señora narró que ella y sus dos nenas estaban pasando por una separación de pareja y viviendo un mal momento, su hija pequeña de 2 años y 11 meses se estaba volviendo rebelde, y la mayor de 8 años se estaba haciendo muy retraída con muchos miedos.

“El empezó a tener otra pareja, y ahí empezaban los golpecitos, como que me alerté cuando empezamos a hablar si me iba a pasar dinero para las niñas y me aventó el carro, entonces fue cuando reaccioné”, externó.

Señaló que para ella la equinoterapia llegó en buen momento, porque ya había intentado atentar contra su vida colgándose, pero reaccionó a tiempo, “tengo dos hijas, nosotros estabamos pasando por una separación de pareja y viviendo un mal momento, entonces la terapeuta Nayeli se acercó y nos ofreció esta ayuda”.

“Uno de los miedos más grandes que yo tenía era acercarme a los caballos, gracias a la equinoterapia es uno de los miedos que he vencido, de ahí me di cuenta que todo lo puedo lograr, que todo se puede siempre y cuando uno quiera y se esfuerce por hacerlo”, mencionó.

Actualmente Angélica piensa en dar pláticas motivacionales a otras mujeres que como ella pudieran estar pasando por una situación similar, pues afirma que ahora ella y sus pequeñas ven la vida de diferente forma, con más entusiasmo y ganas por salir adelante, por lo que agradecieron el apoyo que la Policía les ha dado.

Por: Arturo Iradier
[email protected]