La violencia contra las mujeres sigue estando presente en pleno 2021. Algunos casos quedan al descubierto, luego de una denuncia penal, pero otros tantos salen a flote por supervivencia. Así fue el caso de una mujer de 27 años en Brasil que ante el miedo de encontrar al agresor afuera de un cajero, pidió ayuda a un empleado del banco mediante un ticket en donde escribió todo lo que ocurría.

La historia de esta búsqueda de ayuda se volvió viral en redes sociales, pues es tan sólo un reflejo de casos que se siguen presentando día con día.

La mujer originaria de la región de Sobradinho, Brasil, sabía que la única forma de evitar ser violentada una vez más era avisar al banquero que la ayudara.

Su teléfono celular no paraba de sonar, así que decidió escribirle al empleado que necesitaba ayuda. "Violencia doméstica. Usted puede ayudarme", escribió la joven en el ticket que le entregó al banquero.

De acuerdo con Clarín, quien retomó la historia, la joven llegó a la sucursal para cobrar la ayuda que el Estado asigna a las personas con bajos recursos económicos. Debido a la pandemia por coronavirus, covid-19, su pareja que la agredía –quien la acompañaba– se quedó afuera del lugar, así que la joven no descartó la oportunidad de pedir ayuda.

Asimismo, la joven escribió “él está ahí fuera”, mensaje acompañado con una “X”, signo utilizado en el país para ayudar a las víctimas de violencia de género.

De inmediato, el banquero entendió el grito de auxilio, así que pidió que anotara su dirección y número telefónico. "Pero la mujer tenía miedo de pasar el teléfono y que su pareja atendiera aquel llamado.

Después de que ella se fue, me quedé pensando de qué manera podría ayudarla. Tuvimos una pequeña reunión con mis compañeros para ver qué podíamos hacer ", contó el banquero al medio G1.

¿Qué más podía hacer el banquero? De inmediato, el hombre acudió a la policía -Comisaría de Policía, en Sobradinho-, pero no le tomaron importancia, ponían en duda que el mensaje fuera real. "Leyó el papelito que me había dado la joven, miró el periódico y dijo que era de la jurisdicción de Planaltina porque la mujer vivía allí.

Le pregunté si no podía hacer contacto con alguien para que tomara el caso, pero todo le importaba un comino", contó el empleado del banco.

Al ver que no le hacían caso, llamó a la Comisaría del Servicio de la Mujer (Deam) en donde tampoco le ayudaron. La ayuda llegó hasta que una de sus compañeras del banco llamó a una de sus conocidas que era policía militar del batallón Planaltina.

Fue así que acudieron al domicilio de la mujer en donde confirmaron que la mujer tenía tiempo siendo víctima de su pareja; había denunciado con anterioridad en 2019. Según Clarín, el sargento Sérgio Borges contó un poco de lo sucedido. Indicó que la mujer fue trasladada a un refugio junto a sus dos hijos: "Ella confirmó que su esposo la agredía verbalmente... Me di cuenta de que tenía miedo.

No es que es víctima de violencia doméstica desde hoy, ella ya lleva un buen tiempo con este sufrimiento", dijo Sérgio Borges.