compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Ubicado casi en el centro de la República Mexicana, con un clima cálido a caluroso, se encuentra el estado de Morelos, un destino turístico que, a pesar de no contar con playa, ofrece una amplia variedad de lugares para disfrutar, divertirse, conocer y relajarse.

El visitante podrá llegar a la zona centro de la ciudad de Cuernavaca con sus vestigios arqueológicos y su imponte catedral, y de ahí partir a los diferentes balnearios que cada fin de semana son el lugar ideal para darse un chapuzón o al lago de Tequesquitengo, la “playita” de Morelos o adentrarse en los rápidos del río Amacuzac.

El Cerro del Tepozteco, en el municipio de Tepoztlán, es ideal para respirar aire puro, además de vivir la grata experiencia del turismo de aventura; asimismo, este municipio, junto con Tlayacapan, son los únicos Pueblos Mágicos con que cuenta Morelos y que nos ofrecen su diversidad cultural y gastronómica.

Adrenalina, emoción y aventura extrema es lo que nos ofrece el río Amacuzac, al recorrerlo en sus 12 kilómetros con sus zonas de aguas tranquilas y rápidos, donde también se podrá observar la variedad de aves que ahí se encuentran, como la espátula rosada, poco característica en estas tierras.

Enclavado en el municipio del mismo nombre, el río Amacuzac se encuentra al sur de la entidad, a unos 45 minutos de camino de la ciudad de Cuernavaca, es un afluente del río balsas y se encuentra con los ríos Yautepec y Cuautla.

Sus pobladores recomiendan este caudal para la práctica del rafting y el kayac, donde sus rápidos hacen vivir la aventura extrema para aquellos que van por primera vez, e incluso para quienes ya tienen esa experiencia, pero que les gusta la adrenalina.

La práctica comercial del rafting se divide en zonas, que van de la 1 a la 5, la zona constante de rápidos ya es partir de la tercera, donde se vive la aventura extrema.

Para vivir esta experiencia es necesario hacer reservación con la empresa que realiza este deporte, los precios varían a partir de los 800 pesos y la edad mínima es de 12 o 14 años de edad, aunque en ocasiones se hacen excepciones, de acuerdo con las disponibilidades

También se cuenta con el Lago de Tequesquitengo, en el municipio de Jojutla, lugar propicio para andar en lancha o yate, practicar el surfing, paracaidismo, esquí acuático o bucear, además de la pesca deportiva

Entre los lugares característicos de Morelos está la capital, Cuernavaca, zona turística por excelencia, donde se conjuga lo prehispánico y la modernidad.

En la Zona Arqueológica enclavada en el centro de la ciudad están las ruinas de Teopanzolco, que data de la era del Posclásico Medio, pero que fue destruida en el Posclásico Tardío con la llegada de los Mexicas y la construcción de templos a Tláloc y Huitzilopochtli, así como palacios de gobernantes.

A un costado se ubica la Catedral de Cuernavaca, una edificación de estilo barroco que data del siglo XVI y que en 1994 fuera declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se construyó en terrenos donados por la esposa de Hernán Cortés. Los primeros en establecerse fueron los Franciscanos, quienes edificaron e integraron varias capillas tanto en su interior como alrededor.

El templo cuenta con un amplio atrio amplio en forma de “L”, el cual con el paso del tiempo, y a raíz de la construcción de capillas se ha ido reduciendo en extensión. En este se encuentra enclavada una gran cruz de cantera con una base de prisma cuadrangular.

Pero Cuernavaca también ofrece la modernidad con su zona turística que rodea a la catedral, donde se encuentra el mercado de artesanías, así como la zona de restaurantes y centros de diversión. La vida nocturna del centro de la ciudad combina el ambiente festivo y colorido con la tranquilidad que da caminar por el zócalo.

Otra zona arqueológica que no se puede perder el visitante es Xochicalco, en el municipio de Miacatlán, declarado Patrimonio Cultural de la UNESCO en 1999. Se trata de una zona de ruinas que consta de varios edificios prehispánicos entre ellos la Plaza de la Estela de los Dos Glifos, la Plaza Central, Plaza Principal los conjuntos Este y Oeste, y la Malinche.

Cabe destacar que sus pobladores contaban con un observatorio a través del cual estudiaban los movimientos del Sol y otros aspectos astronómicos. También se puede observar una zona para el Juego de Pelota, similar al que se encuentran en zonas como Chichen Itzá.

Cerca de la zona de ruinas se encuentra un parque ecoturístico que cuenta con tirolesas de varios metros de altura, dependiendo el grado de emoción que quiera vivir el visitante. Es un circuito de hasta 13 mil metros e incluso puede hacer un recorrido por la cascada que ahí se encuentra.

Otra de las zonas donde podemos convivir con la naturaleza es una obligada visita al cerro del Tepozteco, ubicado en el municipio de Tepoztlán, zona por excelencia para el turismo de aventura donde podemos disfrutar de la tranquilidad que da al llegar a la cima y maravillarse del paisaje que se nos ofrece. El cerro en realidad es un monumento dedicado a los guerreros mexicas.

Esta entidad además nos ofrece historia, magia y cultura con sus dos Pueblos Mágicos, Tepoztlán y Tlayacapan.

El primero destaca por su historia arqueológica, con el Cerro del Tepozteco, ruinas con historia que dan el toque indígena a la entidad, recorrer el mercado de artesanías es una grata experiencia para el turista que busca objetos de cerámica o talladas en madera con figuras prehispánicas, máscaras, animales e incluso juguetes.

También podemos adentrarnos en el convento de Nuestra Señora de la Natividad, una construcción del siglo XVI y declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994, en donde se pueden admirar sus murales de arte sacro, criptas y campanales.

Éste forma parte de la Ruta de los Conventos, ya que Morelos cuenta con varios de ellos construidos hace unos cuatro siglos y que albergaban órdenes religiosas. Actualmente la mayoría de ellos funcionan como museos.

Tepoztlán también se distingue por sus tepoznieves, de varios sabores y con ingredientes únicos que se pueden saborear una y otra vez.

Otro Pueblo Mágico morelense a visitar es Tlayacapan, que se caracteriza por contar con casas de la época virreinal, donde sobresale el Convento de San Juan Bautista, enmarcado también en la Ruta de los Conventos, así como capillas de arquitectura del siglo XVI.

Es un pueblo con historia y tradiciones, artesanías y danzas, entre las que destaca el Chinelo, característico de Morelos, un danzante con máscara de madera de diversos colores, con sobrero ataviado de plumas y su traje de terciopelo al que se le adhieren lentejuelas que la dan colorido. El Chinelo hace su aparición prácticamente en la época de los carnavales.

Aquí también se puede apreciar las artesanías hechas de barro, cerámica o madera, principalmente esculpida en ollas, vajillas o macetas.

El mole verde de pipían con tamales es la comida característica de este pueblo, pero también podemos degustar el mole de guajolote o los ricos tlacoyos de frijol o haba, entre otros platillos.

En cuestión de comida, el municipio de Yecapixtla no se queda atrás pues es famoso por su tradicional cecina, natural o enchilada, la cual puede ser preparada de múltiples formas y disfrutarla sola o acompañada en un rico taco.

Aquí también se puede conocer la historia de México y por ello acudir a la Hacienda de Chinameca, construida en 1906, es evocar al “Caudillo del Sur”, Emiliano Zapata, quien murió en ese lugar traicionado supuestamente por sus propias huestes el 19 de abril de 1919.

La hacienda de Chinameca actualmente alberga al Museo Nacional del Agrarismo, inaugurado en el 2010. Cuenta con varias habitaciones, oficinas, bodegas y una enorme chimenea, mientras que en el museo podemos encontrar documentos y fotografías de la época revolucionaria en México, así como datos sobre Emiliano Zapata.

Otro lugar con historia es Cuautla, segunda ciudad importante de Morelos, donde también podemos hacer un recorrido en el que se puede admirar su zócalo, el ex Convento Agustíno de San Mateo Apóstol- que también forma parte de la Ruta de los Conventos-, así como su Museo Virreinal y el Museo Histórico casa de Morelos, donde vivió el “Generalísimo” José María Morelos y Pavón, héroe de la Independencia de México.

Precisamente la Ruta de los Conventos está conformada por 11 de éstos reconocidos por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad, la mayoría de ellos edificados en el siglo XVI y que muestran un estilo barroco donde el arte y el misticismo se conjugan para para crear historias alrededor de ellos.

Éstos son el Convento Agustino de la Inmaculada Concepción (Zacualpan), Convento Agustino de San Guillermo (Totolapan), Convento Agustino de San Juan Bautista (Tlayacapan), Convento Agustino de San Juan Bautista (Yecapixtla), Convento Agustino de San Mateo (Atlatlahuacan), Convento Agustino de Santiago Apóstol (Ocuituco).

Además, Convento Dominico de la Natividad (Tepoztlán), Convento Dominico de San Juan Bautista (Tetela del Volcán), Convento Dominico de Santo Domingo (Yautepec), Convento Dominico de Santo Domingo (Tetela del Volcán) y Convento Francisca de Nuestra Señora de Asunción (Cuernavaca).

Pero Morelos no sólo es historia, también podemos disfrutar de los múltiples balnearios con que cuenta, que ofrecen atracciones para chicos y grandes como albercas con olas, chapoteaderos, fosa de clavados, toboganes, aguas termales, incluso en algunos se puede practicar el turismo de aventura y el campismo.

Entre los más concurridos se encuentran Ex Hacienda de Temixco, El Rollo, Tepetongo, Los Amates, Las Estacas, Iguazú.

Recientemente se abrió el parque Six Flags Hurricane Harbor, en lo que antes era Oaxtepec, un balneario tradicional en la entidad, y que ahora cuenta con nuevas y modernas atracciones e instalaciones.

En los últimos años el estado también se está caracterizando por ser un lugar propicio para el amor, ello luego de que ha cobrado auge el llamado turismo de bodas, donde se ofrecen lugares como jardines, haciendas, ranchos en municipios como Cuernavaca, Tepoztlán, Tequesquitengo.

De acuerdo con la Secretaría de Turismo estatal, el PIB de Morelos por concepto turístico es de al menos 13 mil 926 millones de pesos, lo cual significa que el 8.92 por ciento del Producto Interno Bruto estatal es resultado del trabajo de hombres y mujeres dedicados a este sector.

Asimismo, se establece que son 11 mil 918 empresas las que pertenecen al sector y están ubicadas en los 33 municipios, ya que “uno de cada 10 pesos es generado por las actividades vinculadas con el sector turístico”.

Puntualizó que como actividad económica, beneficia a cerca de 45 mil familias y genera más de 66 mil empleos directos.